Desde que asumió el cargo de director del Festival Internacional Cervantino en marzo de 2013, Jorge Volpi ha intentado darle un rostro más popular a la “fiesta del espíritu”. La 43a. edición del Festival no será la excepción: con un presupuesto global de 147 millones 757 mil pesos, que incluye una aportación mayoritaria del gobierno federal y un presupuesto de 35 millones de pesos que se dividen el gobierno del estado y la Universidad de Guanajuato, Volpi se ha propuesto hacer crecer no sólo la programación sino los destinos y públicos a los cuáles va destinado el Festival.

Lo bueno

Hay mucho que hablar sobre la programación general del FIC, pero me concentraré en mencionar la apuesta pedagógica y social que Volpi puso en marcha desde el 2013: el programa “Cervantino para todos”, con las vertientes “Cervantino en tu Comunidad”, “Una comunidad al Cervantino”, el “Programa Formación de Públicos”, “Diálogos Cervantinos “ y “Más allá de Guanajuato”; desde el año pasado se agregó la “Academia Cervantina” y el “Proyecto Ruelas”, proyectos todos con un enfoque educativo y de compromiso social, con los que busca la expansión a varias partes del territorio guanajuatense, tratando de llegar a un público que generalmente no tiene acceso a eventos culturales en comunidades rurales y zonas urbanas marginadas.

Lo malo

Algunas de estas vertientes no fueron concursadas ni hubo convocatoria pública para la participación en esta emisión del Cervantino. Un caso: la imposición de los directores Sara Pinedo, Raquel Araujo, Luis Martín Solís y Aída Andrade desde la Coordinación Nacional de #Teatro del INBA, ha dejado fuera de toda posibilidad de participación a los directores y creadores escénicos en la entidad. No es un problema menor si consideramos que poco tendría que ver la CNT del INBA en la organización del FIC, pues es el CONACULTA el ente rector del Festival. Sería interesante escuchar la respuesta de Jorge Volpi y los asistentes encargados de estos programas -que en el papel no tienen falla por su vocación social y didáctica- para que expliquen con detalle el procedimiento de designación o en su caso, de invitación para integrar la programación del festival, ya que existe el referente de la convocatoria que se emite cada año a los creadores artísticos a través de la sección local (por llamarla de algún modo) del FIC en el estado.

Lo innecesario

Lo que parece ser la buena intención de llegar al público interesado en la cultura y en los eventos del FIC en las diferentes entidades del país con la transmisión de la programación del Festival a través de pantallas ubicadas en puntos “estratégicos” en todos los estados de la República, se podría convertir en un gasto superfluo pues movilizará a un pequeño ejército contratado eventualmente para dicha misión, lo que podría traducirse en un despilfarro, lo anterior lo podremos constatar al final de las actividades y sabremos si el balance costo-beneficio cultural ha valido la pena.

Estas y otras aristas se convierten en los temas para la polémica alrededor de nuestro Festival en este año.

*Hugo Almanza es periodista cultural, docente, actor y director escénico, productor y conductor de radio. Conduce “Guanajuato en La Hora Nacional”.

Twitter @HugoAlmanzamex #Arte #Educación