La risa, o hacer reír, es una de las formas más refinadas de inteligencia que existen. El buen humor de cada persona es diferente; de Nietzsche, con sus chistes agrios hasta Borges, con su humor pomposo.

Todos los autores, sean de filosofía o literatura, incluso los poetas, hacen chistes, tienen su sentido del humor. Desde los más perturbados como Kafka y Rulfo hasta los más 'cumbiancheros', como Tom Sharpe y Voltaire.

El humor es sin duda lo que nos define en muchos sentidos como personas, y para disfrutar de la risa, aquí les recomiendo cuatro novelas con las que no pararán de reírse, de carcajearse y de divertirse.

La conjura de los necios  John Kennedy Toole

Éste extraño tipo escribió uno de los #Libros más divertidos y graciosos de todos los tiempos. A la altura de El enfermo imaginario, de Moliere, o el Periquillo Sarniento de Fernández de Lizardi, Toole inventa al nuevo patán de la literatura con un nombre tan peculiar como Ignatius. Éste es un tipo que desearía que la moral feudal volviera y que todo lo relacionado con el mundo moderno se esfumara. El protagonista es un niño eterno, a quien lo único que le importa es sí mismo, tiene absurdas aventuras y vive en un mundo en el cual todo pareciera ser irreal y al que él se encargará de prenderle llamas.

Anuncios
Anuncios

Gog  Giovanni Papini

El protagonista de ésta historia es uno de los más extravagantes y hasta odiosos de la literatura; claro que todo depende del punto de vista. Gog es una novela que retrata la crueldad del ser humano de una forma divertida, sorprendente y muy original. Gog es un viajero y un oportunista, es un magnate sin escrúpulos pero con un extraño dejo de humanidad. Su particular forma de ver las cosas le hace encantador, incluso terriblemente encantador.

Los papeles póstumos del Club Pickwick  Charles Dickens

Una de las novelas con las que más me he carcajeado en mi vida. Dickens tiene un romanticismo tal que al mismo tiempo es realista. Brinca entre la denuncia y la realidad. Pero Dickens es más que eso, es un escritor del siglo XIX, y como tal es un escritor romántico y soñador. El Club Pickwick es divertido por muchas razones, una de ellas es por la prosa del mismo autor, otra es porque las aventuras del protagonista y sus funambulescos compañeros rayan en lo absurdo, en esa absurda realidad de la época victoriana. 

El hombre que fue jueves G. K. Chesterton

Ésta novela es extraña; de principio a fin es extraña. No extraña como El manuscrito encontrado en Zaragoza, ni como El infierno de Strindberg, mucho menos como El castillo, de Kafka. Ésta novela es extraña como un chiste que no tiene sentido. Pero como ese chiste imaginario es divertida, divertida por su intriga, por esa intriga risible. Al leer ésta historia te ríes y te confundes; luego te ríes más y te confundes más; nunca sabes si realmente está sucediendo lo que el autor te dice que sucede o si sólo se está riendo de tí desde su fría tumba y en tu propia cara. Borges la amaba..., y con razón.

Anuncios

Otros autores dignos de leerlos para carcajearse y divertirse son James Joyce, Franz Kafka, Alexander Dumás, Marcel Proust, Michel Houellebecq, Jorge Ibargüengoitia, José Emilio Pacheco, Rodrigo Fresán, Juan José Arreola, Roberto Bolaño, Charles Bulowsky entre muchos otros.