Los estudios Fox fueron los que pusieron a los superhéroes en boga. También han sido los responsables de 3 cintas mediocres de los Cuatro Fantásticos y la de éste año es la peor.

No pasa nada en la película, me dejó con ese sinsabor de boca cual cinta europea, apenas  está agarrando ritmo y ¡boom!, se acabó. Y esto se debe a la necesidad que los productores y estudios tienen de mostrarle un origen a todas las cintas de superhéroes. Si el filme hubiera empezado con los Cuatro Fantásticos ya en acción desde el primer segundo de la película, no hubiera pasado nada, y hablando en exposición dentro de la misma, en menos de 5 minutos nos explican que fueron al espacio, sufrieron un accidente y ya.

Anuncios
Anuncios

¿Ven?, lo acabo de hacer. En vez de eso, tenemos una película que tarda más de una hora en llevarnos a otro planeta (el planeta Cero), con todo y la muy entretenida demostración de cómo construyeron la máquina teletransportadora (nótese mi sarcasmo).

El reparto es un desatino: Miles Teller como el Dr. Richards no es nada convincente, carece de autoridad de un genio adulto; con Jamie Bell como The Thing, hay que suspender demasiado la realidad para darle crédito, pues con sus 170 cm y 55 kg no es muy impresionante que digamos; Susan Storm, caracterizada por Kate Mara, pasa completamente desapercibida, a excepción de la horrorosa peluca y cambios inexplicables de maquillaje; y su hermano Johnny Storm, es interpretado por Michael B. Jordan, un actor afroamericano interpretando a un personaje caucásico.

Anuncios

Y ésto para mí, dictó la sentencia del filme.

Uno de mis primeros artículos fue acerca de las cuotas de género que existen en Hollywood y de cómo debería de ser respetado el material origen en el cual se basan los guiones. Y Fantastic Four es el ejemplo perfecto de cómo no hacerlo bien. La transformación de raza de Johnny Storms, mejor conocido como la antorcha humana, que de ser el típico caucásico americano, pasa a ser un personaje sin identidad alguna salvo ser el hijo rebelde, pero afroamericano, so afán de llenar butacas de #Cine con otro sector de la población. 

Igual que con el reboot de Ghostbusters, con un reparto excluyente de varones en los papeles principales, Hollywood sigue lineamientos políticos y populachos para incluir a otros sectores sociales en el séptimo arte. Pero no lo hacen de manera correcta.

Si en Fantastic Four realmente hubieran deseado darle poder a otro género o raza, ¿Por qué no hacer al Dr. Richards afroamericano?

A final de cuentas él tiene una relación marital con Susan Storm, y qué mejor manera de fomentar la unión entre las personas, que mostrando una relación interracial en la pantalla grande.

Anuncios

O mejor, ¿Por qué no mejor hicieron un equipo multiracial? Un asiático, un caucásico, un latino y un africano, combatiendo al Dr. Doom, que podría ser representado por o cómo alguien homosexual, serían un mejor ejemplo de cómo todos podemos ser algo o alguien superior en la vida y trabajar juntos por un bien mayor.

Pero eso no hubiera generado ganancias. nadie hubiera ido al cine. Ningún estudio ni casas productoras hubieran tocado el guión.

Entonces, si nada más lo hacen por generar ingresos... ¡Respeten el material origen! Yo entiendo que en un país multicultural como Los Estados Unidos de Norteamerica, es muy probable que los afroamericanos no se sientan identificados con cuatro caucásicos combatiendo a un villano que también lo es, pero la verdad es que la abrumadora mayoría de personas que leen el cómic en la Unión Americana son blancos.

No gaste su dinero, espere a que esté en sistema de cable.

¡Es hora de pelear! #Comics #Estrenos de cine