Contados con los dedos de la mano son los jóvenes que han saltado a la fama por los resultados obtenidos en el examen único de admisión al bachillerato que cada año aplica la Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de #Educación Media Superior (Comipems).

Tal es el caso de Francis Valeria Eliosa, quien el año pasado obtuviera entre más de 309 mil estudiantes la calificación perfecta de 128 aciertos y que en la actualidad estudia en la Preparatoria 8 “Miguel Schultz”. El caso de esta joven llamó mucho la atención, pues desde hacía 19 años nadie había logrado dicho puntaje.

En ese entonces Francis Valeria, proveniente de la secundaria privada Federico Frebel,  comentó que su éxito se lo debía a la formación académica que recibió durante su educación secundaria, ya que sus maestros eran muy buenos y le proporcionaron excelentes bases.

Anuncios
Anuncios

También expresó su deseo futuro de estudiar ingeniería química y conseguir, quizá algún día, un premio Nobel en este campo como lo hiciera el destacado Dr. Mario Molina. Cabe recordar que ese año otros 4 aspirantes acertaron a 127 preguntas, convirtiéndose así de igual manera en chicos sobresalientes.

Este año la hazaña se repitió con Antonio Avilix Hernández, quien con 14 años de edad  resultó ser el pasado 30 de julio el único entre 298 mil 528 estudiantes en obtener la misma calificación de 128 preguntas resueltas sin equivocación. La institución en la cual cursará el nivel medio superior es la preparatoria 9 “Pedro de Alba”.

Entrevistado por varios medios de comunicación, Antonio dijo ser el primer sorprendido y sentirse muy emocionado y alegre ya que, aunque sabía que sería evaluado con una buena cantidad de aciertos, no esperaba algo tan alto.

Anuncios

Este chico es egresado la Escuela Oficial 79 Ignacio Manuel Altamirano de Tlalnepantla, Estado de México y gusta de practicar su deporte favorito, el Taekwondo, además como a todo niño de su edad le agradan los videojuegos y sueña convertirse algún día en ingeniero.

Antonio Avilix asegura que el apoyo de sus padres en su educación ha sido fundamental y siempre están pendientes de que no le falte nada de lo que le solicitan en la escuela y le exigen siempre obtener buenas calificaciones.

Tanto Francis Valeria como Antonio han demostrado ser destacados alumnos  sin importar si son egresados de secundarias públicas o privadas, lo cual demuestra una vez más que lo valioso es el apoyo recibido tanto de los padres de familia como de  los maestros. El objetivo es que los próximos años se consigan más resultados como estos.

  

http://mx.blastingnews.com/opinion/2015/07/de-que-sirve-leer-somos-lo-que-leemos-00468825.html