Vivimos en un mundo difícil, que para algunos se torna menos complicado pero para otros es un verdadero infierno. En el mundo de los #Libros existen escritores que han sabido retratar esa realidad en todas sus formas, no sólo en la belleza estética de la naturaleza ni en las virtudes humanas, sino incluso en eso tan detestable que forma parte de nuestra misma naturaleza de ser humano. He aquí tres novelas que asquean por su crudeza y por su falta de escrúpulos hacia con el lector.

1984, George Orwell

Esta novela fue escrita originalmente como una crítica al sistema estalinista pero actualmente se asemeja más a los sistemas políticos de gran parte del mundo, incluido México y sobre todolos Estados Unidos. La historia se desenvuelve en un mundo imaginario en el que las libertades individuales y la privacidad no existen más, donde el sexo está abolido y la familia yano es sino un adorno social. Donde el estado lo es todo y el pueblo nada.

Anuncios
Anuncios

La crudeza del libro recae en el pesimismo disfrazado de optimismo que el autor maneja a lo largo de la historia. También inspiró el famoso reality show Big Brother y el maravilloso disco Animals, de Pink Floyd.

2666, Roberto Bolaño

Tuvo que venir un chileno a México para escribir una de las mejores novelas sobre México. 2666 no es una novela sobre los asesinatos de mujeres en Cd. Juárez, es una novela sobre la impunidad, la corrupción, la crueldad y la violencia que imperan en nuestro país. Tristemente, más que nada, es una novela sobre la indiferencia del mexicano ante su propia realidad. Al leer 2666 uno queda con el corazón apachurrado, indignado y asqueado.

Tadeys, Oswaldo Lamborghini

Si existe una novela que revuelva tus tripas y te haga vomitar (además de Sade) esa es Tadeys. Es necesario leerla para terminar de despreciar al género humano. La novela trata sobre violaciones, vejaciones, abusos de todo tipo, y sobre todo crueldad. El ser humano es el tadeo, y el ser humano mismo es su verdugo, su juez, su ultrajador, su víctima. La sangre del humano es derramada por el humano mismo. Esta novela no es para lectores taimados ni asustadizos, adoradores de libros de superación personal, es para gente que quiera leer algo  de realidad y asquearse no poquito, sino mucho, con la especie.

Anuncios

Algunas otras novelas dignas de mención en la categoría de prosa sucia y nauseabunda son: La vorágine, Un mundo felíz, Complot Mongol, El perfume, La nausea y hasta Trainspotting