Xalapa.- Hasta el próximo 27 de septiembre, “Presencia de China en México” mostrará un centenar de piezas de arte con profundas raíces tradicionales y miras contemporáneas de la majestuosa cultura oriental. Mientras la Pinacoteca Diego Rivera y la Galería de #Arte contemporáneo albergan esculturas y obras en papel y tinta, El Ágora de la Ciudad exhibe una asombrosa colección de máscaras folclóricas.

El antecedente inmediato a este intercambio cultural, ya estrecho e histórico entre las dos naciones, es la exposición de 34 obras de Diego Rivera en el Museo Nacional de Arte de China en el año 2014. Esta empatía cultural que se antojaría inusual, sorprendentemente tiene muchas más cosas en común que la geografía, ya que las similitudes estéticas y conceptuales entre las artes chinas y mexicanas tradicionales, quedan de manifiesto al momento del contacto obra-público.

Anuncios
Anuncios

 

Tan lejos y tan cerca

Constantes y directas referencias a la muerte, una ancestral cultura guerrera, la fusión del ser humano con criaturas de la naturaleza, magia y espiritualidad, son constantes en las expresiones artísticas tanto de China como de México; contrastantes y brillantes colores que bañan atavíos de meticulosa filigrana en seda oriental, nos recuerdan a la Danza de los Viejitos, el arte Huichol o las festividades de Muertos en Chiapas o Oaxaca.

No es casualidad que connotados expertos y teóricos han especulado sobre la visita de navegantes chinos a las antiguas culturas mesoamericanas en tiempos remotos; la contemplación de los motivos, técnicas y propósitos de estas piezas, nos invitan a reflexionar y cuestionarnos sobre una explicación razonable sobre tales y tantas similitudes entre los dos pueblos, separados por la distancia, pero unidos por la espiritualidad, riqueza cultural y calidad artística.

Anuncios

 

Expresiones comunes

El Director Adjunto del Museo Nacional de Arte de China, Ma Shulin, junto con autoridades culturales y estatales veracruzanas, avalaron este esfuerzo conjunto por reafirmar una relación cultural, en la que ambas partes también coinciden en volver la vista a las raíces, pero con una perspectiva moderna por parte de los artistas, sobre todo en el área de la escultura.

En cuanto a la gráfica, se puede percibir cierta equivalencia entre la caligrafía e ilustración chinas y los antiguos códices autóctonos mexicanos, ambos cargados de simbolismo, expresividad y mensajes crípticos que evocan a los antepasados, dioses y leyendas que conformaron los cimientos culturales de los pueblos; así mismo, aluden a una idiosincrasia e historia forjada por guerreros, artistas y religiosos.

Las máscaras chinas de estética híbrida entre animal y humana, o bien escénica en siglos más recientes, también nos remiten al folclor chamánico y danzas populares de México, logrando que, en este caso en especial, el arte resulta una vía virtual para retroalimentar dos culturas muy lejanas y distintas a primera vista, pero con raíces de cercana naturaleza que las perpetúan igualmente en el tiempo.

Anuncios

#Museos #Cultura Veracruz