El 19 de septiembre de 1915, en humilde vecindad de la avenida Hidalgo, frente a la Alameda, en la Ciudad de México, nació Germán Genaro Cipriano Valdés Castillo, nombre de pila de quien posiblemente sea el mejor cómico mexicano de todos los tiempos, Tin Tan, “el Pachuco de oro”, o por lo menos quien pisó los talones muy de cerca al mimo mexicano Mario Moreno “Cantinflas”, con quien, no es un secreto, tuvo fuerte rivalidad artística en los años cincuenta y que este último dejó entrever en una de sus múltiples películas: “El señor fotógrafo”, donde interpreta a un peluquero y quien en su local, a las afueras, se puede leer en letrero alusivo a Tin Tan: “Para pachucos no hay servicio, porque me caen muy gordos”.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, ambos cómicos compartieron escenario en el Teatro Esperanza Iris, donde Tin Tan tenía un sueldo de 40 pesos diarios. También contribuyó con su granito de arena en la historia de la XEW con “Bocadillos de buen humor”, de ahí al Follies y luego a El Patio, durante los dorados 40s.

Poco tiempo después fue descubierto por René Cardona, quien lo llevó a la pantalla cinematográfica con dos pequeñas participaciones. Su primer filme fue “El hijo desobediente”, en 1945, pero la cinta que lo llevó a la cúspide sería “Calabacitas tiernas”, de la mano del cineasta Gilberto Martínez Solares.

Junto con Tin Tan y principalmente durante su carrera cinematográfica tuvieron su oportunidad algunos “patiños” que compartieron con él en memorables películas, sólo por mencionar algunos: Tun tun, Vitola, sus hermanos Ramón y Antonio y su “carnal” Marcelo, con quien mantuvo amistad entrañable; personajes todos de barrio inolvidables.

Anuncios

Su personaje del “Pachuco”, original de Ciudad Juárez --a donde a corta edad emigró con su numerosa familia--, de amplios pantalones, larga cadena sujeta a uno de los bolsillos, tirantes, sombrero de ala ancha, rematado con pluma de pavo real, sumado a sus juegos de hibridación idiomática dieron como resultado un éxito total en la aceptación popular y que hasta la fecha han resultado inspiradores en diversos grupos musicales como Caifanes, La maldita vecindad, Café Tacvba, entre otros, que lo adoptan como modelo de divertimento e irreverencia social.

Lamentable olvido de instancias culturales a su legado: Arturo Rivera Mora

Arturo Rivera Mora, maestro de tiempo completo en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y quien se confiesa fan de Tin Tan por su legado cultural en cuanto a lenguaje, artístico, cinematográfico, musical y moda, inspirado por este personaje se graduó en febrero de 2012 como doctor en Historiografía con la tesis “Wachando a Tin Tan”, hace algunas reflexiones sobre el inmortal “Pachuco de oro” y se manifiesta decepcionado por el desprecio absoluto de autoridades artísticas y culturales sobre el acontecimiento.

Anuncios

Señala que en reconocimiento a Tin Tan avizoraba una serie de eventos oficiales para conmemorar el natalicio del entrañable personaje: “Esperaba un homenaje nacional de las autoridades culturales federales, bien montado, para durar lo que resta del 2015 con actividades culturales, y también de las instancias estatales donde idolatran a Tin Tan…”. Rivera Mora exhorta a un debate serio que dimensione y dé el justo valor al legado de Germán Valdés, el inmortal "Pachuco de oro". #Cine #Televisión #Cultura Ciudad de México