Xalapa, Veracruz.- El tema de los “Pueblos indígenas de México” no podía quedar al margen del programa Diálogos Interdisciplinarios por la Paz, auspiciados por la Universidad Veracruzana (UV), que para dicha materia, en su tercer día de actividades contó con la brillante participación de Mardonio Carballo, escritor de origen náhuatl, veracruzano, y además activista social, gestor cultural, poeta y periodista, colaborador de destacados informativos como Aristegui Noticias.

Luego de reflexionar y narrar algunas vivencias personales en cuanto a la violencia generalizada en #México, Carballo abundó en la realidad indígena y su histórica lucha por sobrevivir a un mundo occidentalizado y globalizado, buscando hacer valer sus derechos: “Si algo saben los pueblos originarios es caminar juntos.

Anuncios
Anuncios

Lo que le pasa al otro nos pasa a todos. Cuando yo era niño, en el rancho, entre todos construían la casa de uno”.

Acerca de los hechos violentos suscitados en comunidades rurales, como el caso Ayotzinapa, el periodista apuntó: “No callar es la única manera que tenemos de construir ciudadanía. Hay lugares donde es posible ver que la construcción en conjunto tiene resultados, y el ejemplo más obvio son los zapatistas: ¿por qué no empezamos a construir desde abajo?, desde nuestro espacio más próximo, con nuestros vecinos. Empecemos a hacernos fuertes entre nosotros”.

Paz: un ser colectivo

Mardonio Carballo se refirió a cómo, los indígenas de México se unen como un solo ente para enfrentar las adversidades, mismas que atraviesa una parte del gremio periodístico en México:

“La paz se construye entre pares, no dejando que haya violencia hacia el otro.

Anuncios

Cuando hacíamos los cinturones de paz con los zapatistas, nos poníamos agarrados de las manos a cuidar a los rebeldes".

“Los periodistas son los que le dicen al mundo en qué está mal, le dan voz a la sociedad; la sociedad debería, en reciprocidad, tomarse de las manos para protegerlos, y esto se llama dentro de las comunidades indígenas tequio o manovuelta , y son de las cosas que tenemos que aprenderles”, apuntó el veracruzano.

Por otra parte, el ponente invitó a reconocer igualitariamente a los pueblos originarios, y no considerarlos sólo una parte exótica del país que hay que sobrellevar:

“Esa visión romántica poco ayuda a reconocer a los pueblos indígenas. No somos folclóricos, ni buenas ni malas personas, somos seres humanos con caracteres organizativos distintos; si no lo entendemos vamos a seguir reproduciendo la imagen del indio bueno e irresponsable, y bajo esa lógica nos anulan, creen que hay que tutelarnos, darnos migajas”.

Equidad indigenista

“Estamos en un país que no ha podido reconocer el rostro múltiple que le permea, que lo hace grande.

Anuncios

Como primer paso, se deberían crear universidades culturales y museos de culturas populares, pero hay que apostar a que todos accedamos al derecho de la educación, entonces vamos a poder generar paz”, recalcó Carballo, quien también lanzó propuestas para lograr atenuar la deuda histórica de paz y justicia que México tiene con su población indígena:

“Si logramos ofendernos porque el otro no tenga educación en su lengua, que en los medios de comunicación estén representadas las lenguas originarias, que en los hospitales haya traductores para las diversas lenguas, que en los ministerios públicos haya peritos interculturales, vamos a lograr paz. Este país está donde está porque se niega a reconocer una parte fundamental de su ser, que es la parte indígena”. #Cultura Veracruz #Derechos Humanos