Cuando una persona llega a un territorio fuera de su propia zona, dispuesto a establecerse y explotar sus recursos naturales para emprender  un sistema económico y administrativo, se dice que ha colonizado esa tierra, es así como se gana su propio gentilicio. Y si el ser humano cultiva, cosecha y consume en otro planeta, digamos… Marte, ¿cómo se le llamaría? Marciano, precisamente por el hecho de explotar sus pocos recursos para vivir, o en el caso de Mark Watney (Matt Damon), sobrevivir.

Ridley Scott ha sido un director sumamente irregular en sus resultados pero constante en sus premisas interesantes, desde Alien (1979) pasando por Blade Runner (1982), Thelma y Louise (1991) o la aclamada Gladiador (2000), o un ejemplo de sus inconsistencia es la fallida Éxodo: Dioses y Reyes (2014).

Anuncios
Anuncios

En general, Scott pretende explorar los confines de la mente humana cuando se enfrenta a situaciones extremas, pero no todas sus películas logran su cometido quedando en la categoría de cintas intrascendentes, esto sucede cuando la narrativa, la delimitación de los personajes o hasta los diálogos no están bien fundamentados.

En el caso de EL MARCIANO, o su título en México: MISIÓN RESCATE, aislándola de todas sus hermanas, es una conjugación armónica entre la ciencia ficción, el drama, la comedia, el thriller político y la aventura. Mark es abandonado por error en el planeta rojo, durante una expedición, ¿Qué hacer? ¿Sentarse a llorar o trabajar en ideas para sobrevivir y poder comunicarse con la Tierra? Es así como de su propio excremento siembre papas, por ejemplo, sale también a explorar para buscar una manera de comunicación.

Anuncios

Todo esto en medio de su filosofía de vida: ante cualquier adversidad, por más dura o dolora que pueda ser hay que trabajar en soluciones siempre sonriendo, es más, hasta burlarse de sí mismo, ya que eso demuestra seguridad en las capacidades propias. La parte científica de la cinta es muy amable para todo el público, ya que se utilizan términos comprensibles pero apegados a la realidad de los tiempos en los que estamos viviendo, hablando de ciencia y tecnología, ya que de estas dos disciplinas se agarra firmemente Mark para salir adelante y nos va aleccionando sobre cómo las toma para, diría Gloria Gaynor,  sobrevivir.

Ridley Scott, tal vez nos entregue un final predecible, pero eso no es lo importante, sino más bien es el cómo va a vivir, cómo lo rescatarán y dónde terminará, ya que los ojos de todo el planeta tierra está sobre él y su destino, convirtiéndolo en héroe. La cinta es divertida, si bien no muestra las partes más oscuras del ser, sí nos ofrece la exploración de las caras que mostramos y muchas veces no hacemos caso ya que lo damos por hecho. Con esta película nos demuestra Scott que es un director irregular pero importante en la cinematografía contemporánea. #Cine #Estrenos de cine