Xalapa.- El 7º Festival Internacional JAZZUV se despidió de la mejor manera posible, con el concierto de clausura que ofrecieron “Maraca” Valle & sus Latin Jazz All Stars, en el Teatro del Estado; Steve Turre en el trombón y caracoles, Tim Mayer en el saxo tenor, Yasek Manzano en la trompeta, Mario Canonge al piano, Jorge Reyes en el contrabajo, Horacio “El Negro” Hernández en la batería y Giovanni Hidalgo en las percusiones, fueron los responsables por uno de los mejores #Conciertos del género que se han escuchado en la historia de este evento.

El titular de este octeto de leyenda agradeció a todas las autoridades y equipo responsable de la organización del festival: “Es una de las semanas mejores que he pasado en mi vida”, manifestó, también subrayando que es la primera vez en México que se presenta este colectivo –salvo la participación de Tim Mayer-; y acto seguido, se permitió cambiar el título de un tema suyo al de Latin for Xalapa, en honor al buen espíritu de la comunidad jazzística local.

Anuncios
Anuncios

Noches de Batá, Afro, Danzón Siglo XX” y Presentación –grabada por Irakere en los años 90- fueron varias piezas impecables y conquistadoras de público que la gran selección nos brindó, sin olvidar momentos especiales como los que creó Old Blues, dirigida por Steve Turre, y donde hizo gala de su alquimia con caracoles de mar; Guajira con Tumbao fue el regalo que la agrupación hizo al respetable, luego de una vehemente petición de “otra”.

 

Jazz latino: la verdad

En este mismo medio dijimos que la tónica de esta edición del festival sería el latin jazz, pero no nos imaginábamos que tantas fuerzas líderes estarían unidas, sobre todo de la estirpe de Dizzy Gillespie, dado que participantes de la Orquesta de las Naciones Unidas estuvieron unidas en Xalapa en el pasado, pero no tan concentradas.

Anuncios

La sección de metales fue tan impecable como se esperaba. El piano, cosa aparte: el Maestro Canonge se encargó de enloquecer a la audiencia y a sus colegas varias veces; un bajo inamovible y afrocubano como correspondía,. Y ¿qué decir de Giovanni y “El Negro” juntos?: la pareja diabólica. La única lástima fue que no había lugar ni ánimos para bailar.

El Festival JAZZUV del 2015 fue la recuperación de una tradición que ya se había interrumpido –por un año-; parece ser que recurrir a las raíces puede ser una respuesta correcta a la amenaza de la desaparición; no es la única, pero permea considerablemente, por parte del público y de los artistas, pero sobre todo de los estudiantes y la audiencia, que sigue perpetrando algo más que un gusto musical: el sonido de su cultura y sus generaciones. #Música #Cultura Veracruz