Cada año en el 1 y 2 de noviembre, los mexicanos celebramos el día de muertos.

 

Recordamos a quienes en este camino se nos adelantaron, los visitamos en sus tumbas o los esperamos con altares en su memoria en nuestros hogares.

 

Estos altares siempre los llenamos de flores, papel picado de colores, sal, agua, pan de muerto y con alimentos, bebidas , dulces o todo aquello que recordemos que les gustaba o era de la preferencia de nuestros difuntos.

 

Esta tradición se resiste a morir, y es nuestra obligación fomentarla entre nuestros hijos, enseñarles el valor de la vida y el cariño a nuestros muertos. Mostrarles el la historia y lo que representan los elementos que utilizamos en los altares.

Anuncios
Anuncios

Es importante enseñarles que hubo un grabador de nombre José Guadalupe Posada, originario del estado de Aguascalientes quien fue un ilustre grabador, ilustrador y caricaturista mexicano quien diera a la muerte una imagen de color, diversión con sus famosos grabados de calacas y muy especialmente con la Catrina a quien año con año, se le redescubre en diferentes tipos de maquillajes y vestuarios.

 

La flor de Cempasúchil, de un color amarillo-naranja, da vida a los altares. 100% mexicana y producidas en lugares como el pueblo de Atempa, ubicada a tan solo 20 minutos de la cabecera municipal de Chilapa, esta flor es cultivada en estas tierras bajo un clima fresco ideal para ella.

 

El papel picado, un símbolo de color y alegría es originario del pueblo de San Salvador Huixolotla “lugar de espinas” en el Estado de Puebla.

Anuncios

 

Este fino papel se utiliza para adornar las fiestas patrias, los altares de muertos y cualquier otra festividad que requiera de buen humor y color.

 

Artesanía orgullosamente mexicana creada en base a papel de china y exportada a países como Estados Unidos, Colombia, Argentina, El Salvador, Francia, Inglaterra y España.

 

En los altares también se colocan velas que significan la luz que alumbra a los difuntos; El incienso lleva el olor de la comida que se coloca a los muertos para que vengan a degustar de estos platillos; El vaso de agua cumple la función de ser un digestivo para las ánimas; La fotografía del ser querido es una manera de hacerle un homenaje a su memoria.

 

El altar de muertos es una tradición que significa que recordamos a nuestros difuntos, sin embargo y como se dice, los muertos están vivos mientras haya alguien que se acuerde de ellos. #Arte #Cultura Ciudad de México #México