Faltaba poco para que en este 2015 Guillermo del Toro saliera a la luz a ser reconocido con su actual filme La Cumbre Escarlata, siendo un gran prospecto para Hollywood, que sin duda, al igual que HellBoy, El laberinto del Fauno y Titanes del Pacífico se sumara a sus éxitos en la industria del #Cine con su tan respetada y única forma artística.

Guillermo del Toro nos regala una bomba de talento con La Cumbre Escarlata, donde cuenta la historia de Edith, una joven aspirante a escritora, quien tiene una especial fascinación por los fantasmas desde su niñez y afirma que estos existen. Hija de un acaudalado hombre de negocios quien es cortejada por su amigo de la infancia y un misterioso desconocido.

Anuncios
Anuncios

En un intento por escapar de los fantasmas que la persiguen, se ve envuelta en una encrucijada entre la vida y la muerte, luchando con las mentiras de los hermanos Sharpe, que la llevarán a escapar de una casa que respira y recuerda asesinatos y locura.

El presupuesto que tuvo La Cumbre Escarlata fue de 55 millones de dólares que se supieron exprimir favorablemente.  

Al estar inspirado por un tipo de cine de terror que ya no se hace, del Toro logra una calidad técnica extraordinaria con un trabajo de ambientación impecable, que va desde el exquisito vestuario hasta la espectacular mansión en la que viven los hermanos Sharpe. A lo largo del cortometraje es precisamente la mansión la que se vuelve el personaje más intrigante de la cinta por los muchos secretos que está oculta. Unos de los beneficios de la película es la utilización de los colores que nos trasladan a aquellas obras de terror, la gran dirección  y manejo de cámaras que muestra la acción de los personajes y el magnífico diseño de producción.

Anuncios

Lo cierto es que nos encontramos ante un manjar visual en donde se consigue una armonía entre la historia que conduce a la muerte y el sufrimiento.

El libreto de esta película llega a verse por debajo del nivel que nos muestra  la calidad técnica y limita las actuaciones de sus personajes; el filme no da miedo, pero lo que le interesa a del Toro es la creación de una atmósfera inquietante, aunque la deficiencia del guión hace que todo se vuelva predecible y disminuye la intención del productor.

En definitiva La Cumbre Escarlata es excelente en lo visual y contiene una puesta en escena muy interesante que hace resaltar puntos fuertes, muestra una gran atención al detalle y aunque cuenta con un guion algo flojo que resta y limita otros factores.

Habría que mencionar el estupendo elenco que permitió brillar a Mia Wasikowska, quien demostró una presencia de elegancia, carácter y fragilidad, el vestuario de Kate Hawley, el diseño artístico de Brandt Gordon o la fotografía de Dan Laustsen.

Guillermo del Toro pudo lograr hacer un filme gótico con un colorido tornasolado donde la melancolía y el desgarrado lirismo hacen una perfecta armonía.

Anuncios

Está película requiere que te dejes llevar por la emoción y a pesar de su fallo es recomendable ir a disfrutarla. #Cultura Ciudad de México #Estrenos de cine