La puesta en escena de La Gaviota que en su estreno en el año de 1896 tuvo una mala aceptación y resultó un fracaso aunque dos años después tuvo éxito, fue el motivo principal para que el dramaturgo ruso Antón Chéjov desistiera de escribir más obras de #Teatro

Casi 120 años después, esta obra es retomada de nuevo en nuestro país en manos de un joven director llamado Diego del Río, quien se aventura a adaptarlo a la actualidad realizando una corta temporada en el Foro Shakespeare.

En conferencia de prensa el productor Óscar Uriel a nombre también de Rodrigo Trujillo, reveló los detalles del estreno el próximo 11 de diciembre a las 20:30 horas con funciones diarias hasta el 8 de enero, exceptuando las noches del 24 y 31, sabiendo que es una temporada atípica a fin del año.

Anuncios
Anuncios

Con la actuación de Blanca Guerra, Odiseo Bichir, José Sampedro, Mauricio García Lozano, Paulette Hernández, Carlos Valencia, Pilar Flores del Valle  y Adriana Llabrés, el elenco coincidió en que esta puesta en escena narra una intensa tragedia de amor de la protagonista, además de ser una comedia de enredos cuya temática sigue vigente y es por ello que la intención del director es presentar “una obra que nos obliga a entrar en temas profundos, oscuros y también divertidos” y hacer llegar la obra del escritor ruso y la cultura a las nuevas generaciones.

Para Blanca Guerra la experiencia de trabajar en el papel principal de Irina Arkadina le ha hecho sorprenderse al darse cuenta que es muy parecida a ella y también trabajar con un director tan joven, que la ha orientado y dirigido cuidando los detalles, lo cual se ve reflejado en escena.

Anuncios

Igualmente para Odiseo Bichir en su papel de Zorin ha sido un honor trabajar en esta nueva versión de la obra clásica de Chéjov asegurando que su personaje es increíble y como él es “un apasionado aficionado del teatro, que piensa que sin él no existe la vida”.

Finalmente el director habló de la puesta en escena y la adaptación del texto clásico con algunas novedades en cuanto a escenografía y vestuario, además de que se omiten efectos de sonido de una tormenta y son los mismos actores quienes se encargan de representarla, ya que en su opinión “el espectador y el actor son dos seres que se conectan en el teatro pues es un espejo donde se reflejan emociones”. #Cultura Ciudad de México #México