El pasado sábado 13 de diciembre en la Cineteca Nacional, el icónico director Jaime Humberto Hermosillo (Aguascalientes, Ags, 1942) presentó su más reciente película titulada “InFielicidad” – “con F mayúscula roja, para que no se piense que es un error ortográfico”, comentó.

Sorprendió el poco aforo en sala (¿mala promoción, quizás?) pues Don Jaime es un símbolo y referencia obligada del cine independiente, transgresor y rebelde de México, con películas atrevidas que fueron censuradas en su momento - “por una señora de apellido López y no sé qué otro después” - señaló en clara referencia a Margarita López Portillo, titular de la dependencia de Radio, Televisión y Cinematografía durante la presidencia de su hermano José (1976-1982).

Anuncios
Anuncios

Hermosillo, Pons, Almodóvar

Engarzado con otros directores de cine personal y temáticamente gay como el catalán Ventura Pons y el manchego Pedro Almodóvar, en amena charla introductoria, Hermosillo contó cómo ha batallado desde joven para que su #Cine vea la luz, al no adaptarse a lo establecido ni en formato ni contenidos.

Pero no se rindió y desde la independencia ha hecho cine económico, otra afinidad con W. Allen, que le ha valido el respeto y reconocimiento nacional e internacional con 38 trabajos desde 1965, que incluyen rompedoras cintas como: “La verdadera vocación de Magdalena” (1971), “Las apariencias engañan” (1983), “El aprendiz de pornógrafo “ (1989), su alabada y fundacional “La Tarea” (1991) y “EXXXorcismos” (2002), por mencionar sólo algunas.

Su trabajo ha recibido dos premios Ariel a la mejor dirección en 1975 por “La pasión según Berenice” y “Naufragio” en 1977, además de otros tres por mejor guión en 1978, 1984 y 1998 por “Amor libre”, “Doña Herlinda y su hijo” (película de culto gay mexicano, y “De noche vienes, Esmeralda” respectivamente.

Anuncios

Infielices á trois

La tragicomedia “Infielices” – realizada íntegramente con cámara digital es, efectivamente, un homenaje a Ingmar Bergman y Woody Allen pues es una cinta intimista, en blanco y negro – salvo dos o tres chispazos de color – que se desarrolla íntegramente al interior del consultorio de un psiquiatra.

El guión grupal, bajo la idea inicial de Hermosillo, fue completado con aportaciones de los actores Jorge Z. López, Lisa Owen, Tizoc Arroyo y Jonathan Silva. En él aparece el fantasma de los celos en la relación de una pareja formada por un hombre diez años menor que su mujer, quien inicia una terapia individual que se torna de pareja. Poco a poco la madeja se desenreda hasta llegar a un final inesperado y sorprendente para absolutamente todos los involucrados. La tesis moral que arroja el final abierto sugiere la apertura hacia un nuevo tipo de relación que pueda completar los 365 grados del círculo. Para pensarse, ¿no creen?

  #Cultura Ciudad de México #Estrenos de cine