La más reciente película del director británico Peter Greenaway (Newport, Gales, 1942), Eisenstein en Guanajuato, está de estreno en la Cineteca Nacional de CdMX.

Sergei Eisenstein (Riga, actual Letonia, 1898- Moscú, 1948) dio al mundo del #Cine películas de lectura obligada dentro de los clásicos del cine universal como El acorazado Potemkin (1925), considerada como una de las mejores películas de todos los tiempos, Octubre (1928), y ¡Que viva #México! (inconclusa y reeditada por otros, 1930-32).

Barroco y postmoderno

Por otro lado, muchos recordarán los trabajos del cineasta Peter Greenaway que dieron la vuelta al mundo y lo convirtieron en un director de culto, tales como El contrato de un dibujante (1982), El vientre de un arquitecto (1987), El cocinero, el ladrón, su esposa y su amante (1989), – con la cual se consagró internacionalmente como un director arriesgado, innovador y con un estilo barroco absolutamente suyo - Los libros de Próspero (1991) o El libro de cabecera (1996).

Anuncios
Anuncios

Sexo y muerte han sido conceptos que Greenaway ha abordado casi obsesivamente, así como puestas en escenas absolutamente delirantes, barrocas y surrealistas de la que el espectador queda absolutamente prendado. A tal grado es fascinante su fotografía que se corre el riesgo de desligarla de su papel meramente estético, como una metáfora de la trama y acento visual de los diálogos que los actores interpretan.

Momias coloniales

Eisenstein en Guanajuato no es la excepción y hay que estar atentos, si no somos especialistas en la biografía del revolucionario director ruso, en no tomar a pie juntillas lo que se muestra en la pantalla. Greenaway hace una alegoría (“ficción en virtud de la cual un relato o una imagen representan o significan otra cosa diferente”. Diccionario de la R.A.E.) de la vida y obra de Eisenstein, utilizando simbolismos, metáforas visuales y libertades literarias que pueden ser (o no) datos biográficos fidedignos.

Anuncios

Es una lectura muy personal en la que resume la corta pero azarosa vida del dramaturgo ruso de la hirsuta cabellera (estupendamente interpretado por el finlandés Elmer Bäck), haciendo uso de la pantalla dividida y fotografías de los personajes reales de los diálogos. El escenario predominante es el interior del hermosísimo Teatro Juárez que funge como locación de casi todas las escenas que la cámara de Greenaway capta o segmenta, en panorámicas oscilantes casi psicodélicas.

Sergei y Palomino

La trama gira en torno a un tiempo (1930-32) y un aspecto muy personal de Eisensein, el viaje que hizo a México botado de Hollywood por comunista, con el propósito de producir una película patrocinado por el exitoso novelista estadounidense Upton Sinclair.

Pero hete aquí que el punto sobre el que gira la trama es la inexplorada homosexualidad de Eisenstein, a la que muy solícitamente pone punto final su guía asignado, Palomino Cañedo (interpretado con ahínco y precisión por el mexicano Luis Alberti), a pesar de fungir como tradicional hombre casado y padre de familia.

Anuncios

De hecho, la escena más larga – al grado que puede llegar a incomodar - es la sensual seducción de Palomino a Sergei, quien se resiste en un principio pero que acaba por sucumbir y enamorarse.

Película no apta para: quienes no sepan interpretar el significado y uso de simbolismos y metáforas y homófobos recalcitrantes que no soportan escenas de sexo masculino con desnudos integrales por más de cinco segundos. #Estrenos de cine