Es ésta una #Exposición de lujo, de esas que un país con política real de austeridad no aceptaría por su alto costo de montaje. Se adivina una fatigante labor de colaboración institucional y no extraña que su presentación ostente 20 logotipos de instituciones internacionales patrocinadoras, 16 nombres propios y cinco galerías.

Alta tecnología

Son 23 años del trabajo de Lozano Hemmer  que incluyen videos interactivos en sistema de programación Delphi,  sistemas de robótica, vigilancia computarizada a través de sensores de temperatura y movimiento, fotografía digital e instalaciones sonoras interactivas. 

Muy dentro de la vertiente del #Arte contemporáneo internacional, Pseudomatismos  hace una propuesta muy al margen de nacionalidades y países en emergencia.  Su instalación Almacén de corazonadas representó a México en la Bienal de Venecia de 2007 y consiste en un sistema de válvulas que captan el aire viciado por la expulsión pulmonar de los visitantes, se conduce por tubos a una cámara de vidrio aislada, donde al visitante se le invita a sentarse para experimentar una sensación claustrofóbica por unos minutos.

Anuncios
Anuncios

Vigilancia y rastreo

Otra pieza Rasero y doble rasero, de la colección del MUAC, consiste en una serie de cinturones – fetiche de la autoridad paterna y el castigo - que aparentan flotar en el aire  y giran, según el movimiento del espectador, quedando la hebilla siempre frente a él.

Como un Gran Hermano orwelliano, un enorme ojo azul sigue los movimientos de los transeúntes,  y en otra sección, un sistema de vigilancia computarizado detecta, persigue, ubica, establece coordenadas, amplifica, acerca, aleja e identifica por reconocimiento facial la presencia humana.

Más allá Pan-himno, una de las piezas más emblemáticas. Bocinas instaladas sobre el muro escupen himnos de todo el mundo al detectar movimiento, aunque no queda muy clara la relación que guarda con la numérica de homicidios cometidos en distintos países.

Anuncios

Otra pieza presenta esferas cuyo tamaño corresponde a lo prolífico de un músico determinado; al acercar nuestro oído escucharemos sus composiciones. En otra de las obras nuestro ritmo cardiaco enciende bombillas en la sala y se interconectan con otras tantas en la fachada

 

Conceptual e inteligente

Ésta es la premisa que marca el concepto general de la exposición, según explica el texto de sala: “El artista parte del entendido que la tecnología no es un instrumento o herramienta, sino una forma inevitable de determinación de  subjetividad y  sociabilidad. A partir del juego con el tacto, la vista, la respiración, el oído y el movimiento del público, la exposición busca activar relaciones entre máquina, entorno y percepción, para con ello mostrar el modo en que la tecnología, el cuerpo y el cuerpo político son inseparables”.

¿Qué nos muestra entonces Pseudomatisms? Que la tecnología ha avanzado tanto que la dimensión humana es susceptible (aún más que antes) a control y vigilancia y que cayendo en manos aviesas nos convierte en meros juguetes, sujetos pasivos, carentes de privacidad alguna, absolutamente vulnerables e indefensos.

Anuncios

¿Qué nos hace desear? Que esa misma tecnología en la praxis se utilizara para evitar fugas de criminales,  encontrar desaparecidos, esclarecer e impartir justicia, y poder vivir con más armonía. Algo de arte utilitario no nos vendría nada mal en los tiempos que corren. ¿O usted qué opina?

  #Museos