Con esa cuestión sobre la mesa número 1 de la Cátedra Ingmar Bergman se abre la exposición para desarrollar atenuantes que palpitan para desarrollar un mejor mejor lenguaje cinematográfico a partir de la #Filosofía y la crítica. En el Auditorio MUAC (Museo Universitario Arte Contemporáneo) fue la cita para exponer un saber específico acerca del #Cine.

Moderada la mesa por el crítico de cine en el diario La voz del Interior Roger Koza, también participando el crítico de cine y profesor de la Universidad Ryukoku (Kioto) Jun Fujita Hirose, y crítica de cine para el periódico holandés NRC Handlesblad y editora de la revista holandesa de cine independiente Filmkrant Dana Linssen.

Anuncios
Anuncios

Así los espectadores cautelosos al escuchar el cuadro semántico cinematográfico pareciera incluso fingir una distancia a primera perspectiva a la filosofía, pero desde la creación del cinematógrafo ha sido una de las principales relaciones a sazón de la crítica y por supuesto del pensamiento.  ¿Cómo ver una película cinematográfica como un texto filosófico? - pregunta Jun Fujita para internar a los espectadores a la cuestión de un mejor razonamiento.

En breve se hizo una introducción sobre los temas que se desarrollaron y analogías semióticas dentro del lenguaje; Dana Linssen complementa la silueta de su exposición con  el ¿por qué la historia del cine sólo es accesible a quienes tienen acceso a los archivos?, y al detallar la explicación respecto de que el cine es una filosofía experimental también comenta el agrado por participar  en espacios extra para trabajar de mejor manera la crítica cinematográfica a través del ejercicio como lo es la filosofía, pero al mismo tiempo lamenta que sean pocos dichos espacios.

Anuncios

En cada una de sus palabras de los críticos ya mencionados se hace notar cierta resonancia en conceptualización  por autores de distintas obras en materia filosófica y crítica cinematográfica. Y es peculiar unir notablemente esos rubros para material pedagógico, semiótico y ontológico.

Compensar lo agudo de los conceptos tratados como disciplina con el encuentro de movimientos en cada detalle de lo expuesto, y también generar el vínculo con la jerarquía del significado, así donde se haya colocado lo hacen más digerible, pero no menos complejo los expositores de la mesa.

Y a punto de concluir, entre tantas líneas expuestas, uno de los propósitos que cada crítico genera al hablar es incrustar la cuestión latente en cada individuo del público, en concreto resulta buen ejercicio para aspirantes, lectores, críticos que ejercen su labor y por supuesto a quienes sólo pretenden adoptar esta minúscula parte del estudio crítico de cine, aunado a no perder la capacidad de sorprenderse, es decir, no perder la oportunidad de adoptar la filosofía como disciplina y forma de vida; sin dejar a un lado el ser mejor partícipe en proyecciones de cine.