El laureado director Guillermo González Iñárritu no solamente habló sobre #Racismo de una manera sencilla al recibir el Oscar por la cinta "El Renacido", sino que lo hizo en una coyuntura especial en Estados Unidos y el mundo.

“Hay una línea en la película en la que Glass (el personaje interpretado por Leonardo DiCaprio) dice a su hijo ‘no te escuchan porque ven el color de tu piel'. Qué mejor oportunidad para nuestra generación de liberarnos del prejuicio y de esta mentalidad tribal y de asegurarnos que por siempre el color de la piel sea algo tan irrelevante como el largo de nuestro cabello”, dijo el hombre apodado como "El Negro".

Anuncios
Anuncios

En la actualidad, la sociedad estadounidense se está mostrando dividida entre un progresismo que busca eliminar las barreras entre grupos raciales y un conservadurismo empeñado en mantenerlas y si se puede reforzarlas.

El caso más claro es el del magnate de la construcción Donald Trump, quien se acerca peligrosamente, y conscientemente sin duda, a los discursos fascistas previos a la segunda guerra mundial, enfocando sus observaciones principalmente a los mexicanos, aunque sus grupos de seguridad han llegado a expulsar violentamente a manifestantes afroamericanos de sus actos de campaña.

A la hora de discriminar, este señor no distingue a nadie. El caso viene a colación cuando el año pasado Trump criticó el hecho de que otra cinta del "Negro", en este caso "Birdman", ganara el Oscar pasando encima de la que parecía ser la favorita de los sectores conservadores "American Sniper", del director Clint Eastwood.

Anuncios

“Este tipo no paraba de subir y subir y subir. ¿Qué está haciendo? ¿Se va a marchar con todo el oro? ¿Tan buena es? Yo no he escuchado eso”, dijo visiblemente incómodo Trump en ese entonces.

Desde entonces, Trump se ha fortalecido como el principal aspirante a la presidencia por el Partido Republicano, seguido por el cubano-canadiense Ted Cruz y el cubano-estadounidense Marco Rubio, quienes a pesar de tener raíces latinas tienen su misma actitud de conservadurismo, reforzándola incluso con un cristianismo militante que Trump apenas empieza a abrazar.

Es por eso que el mensaje de González Iñárritu es de especial importancia, sobre todo en unos Óscares criticados por ser demasiado blancos, al punto que el anfitrión del programa, el comediante afroamericano Chris Rock hizo una serie de bromas al respecto.

El hecho es que el arte y el humor, considerando la obra de González Iñárritu y los chistes de Rock, representan desde tiempo inmemorial la mejor forma de concientizar a las sociedades y promover cambios en ellas.

Anuncios

Humoristas y artistas son los mejores editorialistas.

Y en este caso, México no puede quedar ajeno al cambio. El problema de racismo y clasismo en nuestro país es algo muy serio. Basta ver la televisión para encontrar el predominio de personas de piel y cabellos claros en telenovelas y noticieros, relegando a personas morenas, de ascendencia indígena o afromexicana, a papeles cómicos o en segundo plano.

México es un país de piel morena que juega a ser blanco.

Eso funciona también al revés. Muchas personas reaccionarán con críticas ante los logros de este ex alumno de la Ibero, la "universidad de los fresas" y ex empleado de Televisa. Se podría criticar el hecho de que la estrella de "El Renacido" no sea mexicano (Latino sí es, si se piensa que el término viene de Lazio, en Italia).

Pero este país, y en verdad este mundo, necesita otra imagen de México que la que le dan los "Chapos" y Televisa. Enhorabuena. #Cine #Viral