El miércoles 17 de febrero la Estela brilló en su silencioso zumbido eléctrico. A las 7, se acaban algunas actividades, pero se ofrecen pistas de lo que podría ser una vida cultural mas dinámica. El artista conceptual estaba inmerso en un foro a esa hora, cuando las luces del cielo se tornan rojas en la Capital de la República y nos vemos en la sombra del cerro del Chapulín por un momento.

Accede a paso rápido con unos chicos hasta la sala de cine. En este espacio impecable del Siglo XXI se da el concierto de algunas visiones complejas acerca de las emociones de la mujer artista. 

No es un género que se difunda el "video #Arte" el video arte en América.

Anuncios
Anuncios

Uno mismo, lejos de los grandes museos, no ha visto tanto video "arte", aún dedicándose a ello en el contexto exclusivamente del arte; es decir video no remunerado,  aunque siempre la tele y los nuevos medios han estado presentes en el repertorio del ser humano civilizado.

Hay 20 minutos de pausa para que la gente llegue. El lugar cuenta con 200 butacas mas o menos, al principio solo se ocupa una tercera parte de la plaza. Sin mucha pompa la audiencia interesada en este sub género nos deleitamos de la oscuridad y el silencio situados por un instante en la parte interior del cerro, abajo de circuito y la Av. de la Reforma.

El artista conceptual estudió la comunicación, pero no tenía en cuenta como en décadas de no historia, el América, lo mismo que en otros países, el tema sobra la mesa es una mujer.

Anuncios

En este proyecto les hace falta una mujer. Hubo alguna ironía cuando el español señaló que en efecto, en el sillón desde donde nos hablaba, opuesto al foro, hacía falta una mujer.

Luego vino una serie de segmentos de pésima producción. Uno sabe que es un video artista, porque nunca le pone créditos a su obra. En este caso la selección nos condujo hacia una visión latina de la mujer, sin que se presentaran en los videos quejas explícitas.

En el primero la artista se esmeró por complicarse la existencia, y se desborda en un muy complicado y sonoramente difícil culebrón poético. El artista se teme de olvidar cada pieza por el valor que tiene cada sensibilidad, sin embargo, el primer video es tan difícil que se queda dormido antes de un corte que lo lleva directo a la Perra.

En esta entrega, la artista nos plantea un evento donde una mujer joven simula cortarse la piel sin ningún dolor. No se aclara si la mujer artista es la performancista y su obra es muy provocadora. Uno se queda pensando en la anestesia, en los trucos de los efectos especiales...

Anuncios

sin duda un gran arte, el de el maquillaje, sin embargo aquí se notaba mas una tendencia donde la artista usa su vulva en sus exposiciones.

No es sencillo superar ese gran trauma de la mujer cortándose en una idea loca de hacer arte. Te obliga a pensar en una época donde se arranque un área de la piel, y se espere que nos desmayemos. ¿Tal vez seamos inmunes?

La persistencia del problema antropológico nos brinca en la siguiente visión. Una joven mujer mete monedas a lo que aparenta ser una calavera, en un escenario como un Tzompantli de calacas. Se tarda un rato en meterlas. Después nos explican porque este si era un tema mas complicado.

Finalmente para no aburrirnos con un corte de 30 minutos, una última artista que se planta enfrente de la cámara y documenta una acción dándole diez mil cachetadas a una plasta de barro o masa. Le da indiferente y con una sonoridad máxima, trancazo por trancazo hasta que minutos mas tarde la cara del busto da la idea de otra cosa y no la autoritaria figura de papá.

Se prende la luz. Se nos explica cada uno, se discute el tema de la gran mujer esclava del mundo.  #Educación #ADN