El Museo Universitario del Chopo es una de esas visitas obligadas lo mismo para quienes vienen de afuera como para el turismo interno de nuestra urbe. El repertorio contemporáneo funciona como válvula de escape para combatir el stress de la "capital del único mundo".

Ubicado en el barrio contiguo a la estación de  Buenavista en el centro de la capital, a unos metros de Insurgentes, los universitarios nos ofrecen una excepcional, muestra además de múltiples actividades. 

Existe pues modo de darse un respiro en estas salas, si bien será prudente acudir posterior al 12 de marzo pues parte del edificio se encuentra ahora en pleno montaje.

Anuncios
Anuncios

El Chopo es un ejemplar recinto curtido por 40 años de historia donde se presentan usualmente artistas de primer nivel y de nueva época, en esta ocasión, nos sumergimos en el mundo expresivo de un atormentado visionario nacido en Chile, pero formado en México, cuya trayectoria se encuentra bien emplazada en la galería de las rampas y en la Helen Escobedo.

El montaje de la obra, esta hilado al diseño arquitectónico exclusivo del Chopo, intervención ocurrida (y muy criticada) hace poco mas de una década por Enrique Norten. La caja blanca nos permite una experiencia donde se hace un recorrido desde el nivel inferior mediante una rampa sobre de la cual se construye el guión de la muestra.

Remarca que en el ascenso, el descanso entre niveles sirvió para plantear un tipo de expresión donde la estética espera que el espectador toque la creación.

Anuncios

Pocos artistas se atreven a llegar tan lejos en la definición de un #Arte que puede recorrerse con el tacto, abriendo un abanico formidable de apreciación. 

Inusual, el resto de la obra, es mas apegado a arte visual, y resalta una "pasión" que desde los noventas ha mantenido a Carlos trabajando piezas figurativas que estriban desde una figuración muy obvia, hasta verdaderos rollos de tela intervenidos y planteados desde diferentes puntos de vista, así mismo, en relación a la museografía y cada vanguardia del Siglo XX. 

Inusual el eco de una biografía trágica. La muchacha que atendía el espacio se nos acerca y nos comenta la importancia de explicar la narrativa que se presenta en algunas piezas espectaculares. Siempre, nos indica, Carlos se representa amargado inmerso en una confusión simbólica donde destaca la sexualidad y la presencia hostil de la figura maternal. En la última época, añade la joven, también se presenta una solución a través de una pareja homosexual con quien el chileno comparte su presente. 

Uno puede decir mil cosas de este tipo de arte del telar, tan antiguo como Ariadne en la mitología griega. Mas suena difícil superar cierta tendencia de pronto a la sexualidad mas explícita o pornográfica. #Escuela #Cultura Ciudad de México