Uno aún puede hacer de extranjero en el Centro de la CDMX; a otra gente no le recomiendo acercarse por ahí inocente y uno mismo desconoce quien le lleve de la mano a recintos ocultos.

Renovando el pacto con la cultura, este año, el Gobierno local nos invita al Centro Histórico, y se engrandece patrocinando, promoviendo y acuñando el arte hasta en los rincones menos usuales; por ello sale a cuento pasear por Plaza Loreto... y no les estoy hablando del inventario del Mr. Slim en San Ángel.

Uno en México no se siente muy judío, mas no resultan tan inusuales. Todos somos la misma raza errante, en realidad hay poca banda que pueda decirse autóctona, y aún así en esta época el patrimonio público esta muy condicionado por la inseguridad y se entiende poco el beneficio que lo judío trae a nuestra sociedad.

Anuncios
Anuncios

Uno se aburre como investigador de sentirse atado al modo de pensamiento tradicional que ha caracterizado México  en un proceso civilizatorio a lo moderno. Por eso cuando se hace el llamado a descubrir "los tesoros escondidos del Kabalah", la invitación reverbera en la intriga de proponerles algo mas que la mera descripción burda del del valor en un objeto como capital contable. 

Nuestro manual de ética no se remite a la diferenciación espiritual, para nosotros el arte es algo laico, si bien habremos de comentar el arte sacro cuestionando la devoción en este mundo a las representaciones. En este día la obra del famoso judío Boris Viskin, reafirma el modo como nos cala esta cultura del 0.1 por ciento del 1% de la población; consideración algo mucho menos resplandeciente que las fortunas bancarias.

Anuncios

Debe ser la sabiduría de estos monoteístas gran mérito y que tanto se esconde en las secretas lenguas del Kabalah en español. La exposición al interior de la Sinagoga se montó muy sutil como antesala de su iglesia donde se rinde culto a la representación del "innombrable" ( acaso muy estudiable gracias al trabajo de unos rabinos importados que llegaron en los 30´s con su sistema de transmisión cultural.

Sería más fácil venderles una película echa por judíos, que el arte popular mostrado en este recinto que se nos abre vacío y nos seduce con algo más allá de los objetos artísticos, más allá de las fotos del Siglo XX y de los arquitectos y los constructores efímeros. El conocimiento que se nos expresa aquí conlleva una puerta hacia otros modos de entender el tiempo y el espacio; opuesto a la importancia que nosotros le damos al sol, en esta cultura observan la luna para hacer sus cuentas y descifrar su filosofía con otros argumentos ligados a la fe, pero hilvanados en la misma secuencia que las matemáticas y la astrología de los Cristiantos tanto como del Islam.

Anuncios

La exposición en sí consta de unas piezas que tildan hacia lo tridimensional. La parte mas interesante podría ser cuando se habla acerca del innombrable y se acercan a la entidad con meditaciones acerca de distintos nombres o sonidos. Se han hecho algunas impresiones de mediana calidad y el montaje en sí no está muy cuidado. Todo sucede en unos 10 metros cuadrados en un edificio Art deco estilo constructivo de los cuarentas tras la Colonial fachada.

Esta pequeña galería es la antesala de un salón muy alto de techos dobles y piso de madera. Se nota que hay espacio para muchas familias que migraron a México y han seguido aquí sus rituales.

Un par de escaleras a cada lado nos llevan a un segundo piso y siguen a una planta superior. Adentro hay un espacio al centro de lo que podría parecerse a una iglesia. También al fondo hay algo que parece un altar con un arca. Las mujeres observan lo que hacen los judíos arriba. Se casan y se mueren como cualquiera.Tras este recorrido, no se puede decir que seamos tan distintos. suponemos que hay algo posterior a lo cual podemos consagrarnos.

En este día se montó una mesa con chácharas y se sentía un día de bullicio porque a metros de distancia pues hay dos iglesias que apuntalan la Plaza Loreto, mismos que desconocía y recomiendo pese a su notable erosión.

  

  #Cultura Ciudad de México