Todos sabemos que el besar es una práctica normal en la actualidad, y que puede tener distintas funciones: para mostrar afecto, saludar a alguien, e incluso para dar pie a relaciones. ¿Pero alguna vez te has preguntado cómo surgieron

Existen varias teorías acerca del origen del beso, algunas sugieren que surgió con los primeros humanos, cuando la madre intentaba alimentar a su hijo pasándole el alimento masticado con la boca. Otras teoría sugieren que proviene de un impulso natural derivado de la alimentación de la madre por el pecho, o de costumbres de antiguas tribus como olfatearse, hay quienes incluso creen que proviene de prácticas caníbales.

Anuncios
Anuncios

Posteriormente, el beso se hizo presente en diversas culturas, como en la griega. Los griegos solían besarse entre hombres desde padre e hijo, hasta otros familiares y amigos cercanos. En cuanto a la cultura hindú, el Kama Sutra, que data del siglo II, tiene un capítulo entero dedicado exclusivamente a los besos: el nominal, en el que los labios se rozan; el palpitante, en el cual sólo se mueve el labio inferior; y por último el beso de tocamiento, donde se involucran labios y lengua. Se cree que con una invasión de Grecia a la India, los griegos adoptaron el erotismo de los besos, dispersando estos a su vez aquella costumbre.

No obstante, los egipcios se negaban a besar a los griegos, debido a que comían carne de vaca, un animal considerado sagrado por ellos. Otra cultura que utilizaba el beso sin fines eróticos (como los griegos en un principio), era la persa, pues sólo los oficiales del mismo rango tenían la autorización para besarse en la boca, luego los de menor rango en el rostro.

Anuncios

Después, los romanos fueron los responsables de esparcir la moda de los besos, tomando la práctica de los griegos, pues al convertirse en un poderoso imperio, lo más probable es que ellos lo hicieran. 

Los romanos distinguieron tres tipos de besos: osculum, un beso en la mano o en la mejilla; basium, un beso en los labios; y savolium un beso en los labios profundo e intenso. Los besos podían tener distintas funciones, podían realizarse con fines sociales o políticos y eróticos, desde saludar a un emperador o senador, hasta apasionados besos con la pareja. Además, el beso también podía ser utilizado para cerrar contratos (como el matrimonio), de ahí proviene la expresión "sellado con un beso".

Después, en la edad media, con la escolástica se tuvo una perspectiva totalmente diferente del beso, ya no se utilizaba con fines eróticos, sino sólo para demostrar respeto a quienes ostentaban altos cargos en la iglesia, como al besar el anillo papal, aunque también era utilizado para saludarse.

Anuncios

 

Aproximadamente mil años después se retoma la idea de los besos con fines eróticos, y esto se puede ver en el arte y la literatura del renacimiento y la ilustración, a pesar de no ser aceptada socialmente de igual manera en todos los países, pues en Francia los hombres podían besar a cuantas mujeres quisieran, mientras en Italia la práctica era reservada únicamente para los casados. Pero durante el periodo de la revolución industrial, esta práctica ya no se podía realizar en público, por ser catalogada de impúdica, y por tanto sólo se podía besar en la mano o mejilla para saludar a alguien. 

A partir de los años 60, con las movilizaciones sociales, la gente se reveló contra todo lo establecido y lo socialmente aceptado; el besarse en público volvió a ser una práctica común. Ahora podemos ver besos en películas, programas de televisión, anuncios, etc.

En la actualidad se cree que un beso puede hacernos sentir ese "click" con la otra persona, y esto en parte es verdad. Hay psicólogos y sexólogos que aseguran que el primer beso con alguien puede determinar si la relación seguirá o no, pues al acercarnos a la otra persona para besarla podemos percibir por la nariz las feromonas desprendidas e inconscientemente reconocer la compatibilidad genética,y sin duda el beso es una de las actividades más placenteras. #Moda #Psicología #Tendencias