Cada nueva ruta de la cultura, cuya esencia se opone al recreo, nos enfrenta a las relaciones que existen por debajo del antifaz de las cosas como principio del #Arte.

Caminamos por la Colonia San Rafael descubriendo excelentes joyas de la arquitectura, impresionados de la extensión de estos barrios hacia la Santa María con su Kiosco y el Monumento a la Revolución.

En el resto de la ciudad, la mayor parte de las calles, no fueron planeadas estrictamente con la idea de la cultura en mente y por esta razón existe una necesidad tan grande de movernos hasta el centro, si bien ello consolida una apropiación a ultranza de la acera y las vías de paso.

Anuncios
Anuncios

En estas colonias prevalecen los cables y los postes arruinando cualquier encuadre. Se ha dedicado toda la atención a generar Centros Comerciales, pero muy poco al trabajo de los artistas... en especial al de aquellos quienes argumentan una estructura espiritual para entender a la élite.

Esta primera nota la dedico a la Galería Hilario Galguera. Visionario con su "otra" casa en Francisco Pimentel. No sobre decir que durante los últimos 50 años, el boom del arte ha abierto margen a que haya intrépidos como Hilario, quienes apuestan todo por unos grandes desconocidos.

Aún recorriendo tantos museos, notamos amplia cartera de productores remanentes del Siglo XX, muchas estrellas internacionales cuya visión no ha sido difundida como alimento para las masas. 

Anticipamos un encuentro íntimo para comenzar a describir este mundo de las galerías, relativo a lo que se ha visto sobre los museos en la CDMX, nos introducimos al espacio privado para conocerlo de incognito. 

James Brown salió de un momento a otro sin mayores presentaciones.

Anuncios

Hubo un grupo de especialistas relacionados con los medios que le seguimos a través de los cuartos de la Galguera, un patrimonio arquitectónico antiguo que ha sido restaurado e intervenido al compás de la alta cultura.

El obsesivo blanco de todos los salones hacen que el cuarto rosa vibre. Antes vimos unos grabados y diversas pinturas de series realizadas en distintas épocas de James, quien nos habla amigablemente en inglés citando siempre la importancia de "la otra casa". 

Su estilo podría no estar centrado en su mano, su pintura no nos abre ninguna cortina técnica aparentemente; sin embargo las sorpresas van en aumento y el mismo se aburre al tener que dedicar mas tiempo a justificar trabajos como los tapetes hechos en Monterrey y los "Orbs" en el jardín de un imaginación.  

Dijo que durante mucho tiempo se dedicó a la experimentación del color; por ello, no es de asombro que su paleta se vuelva muy específica. Dijo haber vivido en París entre otras ciudades y ahora viene a presentarnos una obra maestra que creó en Mérida. 

Muy entretenido platicando con mucha soltura, el artista nos dio pistas suficientes para entender que dentro de sus procesos, la obra previa era solo un complemento del formato espectacular que presentó al final en un cuarto que pareciera específicamente haberse medido para dar cupo a su lino.

Anuncios

Mr. Brown nos deja contemplar una de los lienzos mas grandes que existen en la actualidad. Comentó que era un material comprado en los 80. Pasó el tiempo y ahora aterriza con su diseño utópico planteando una convergencia irreverente, absurda y sociológica.

El gran vacío se llena sin ocupar al 100% la textura de la tela. No sabemos a este punto si son sus manos las que pintan, pero se intuye un hartazgo y señaló que todo en su casa es al óleo.

Uno diría que se trata de un collage, pues vilmente recorta y pega lo que se le da la gana haciendo un juego en la perspectiva astronómico. Las miniaturas de las revistas, fotos y un trazo minimalista, nos envuelven pero pierden su sentido individual.

Ante nosotros un mapa muy complejo de la belleza en el alma de este tipo de expresiones que nos rebasan. Estará hasta el 11 de julio de 2016.