Justo hasta el mes de mayo - consulte cartelera - el Museo del Estanquillo – presenta Pasado venidero, una ecléctica colección fotográfica de los archivos de Carlos Monsiváis de sucesos y protagonistas del siglo XIX al XX.

Ya fue pero continúa

Es pasado porque ya fue y venidero porque no hay sección que no forme parte de nuestro bagaje  estudiantil o nuestros recuerdos personales. La Historia y las historias están presentes a través de una cuidada museografía que ha preservado estupendamente carteles, volantes, manifiestos, postales, dibujos, caricaturas, notas de periódico, álbumes familiares y hasta películas antiguas como testimonio de la memoria.

Yo siempre presto atención a los curadores de las exposiciones, porque son muy  meticulosos con su trabajo que mucho tiempo y concentración les requirió.

Anuncios
Anuncios

Alfonso Morales, el responsable de Pasado venidero, acertadamente apunta: “(Son) fetiches celebratorios de los misterios del tiempo. Esta muestra se propone llamar la atención sobre el potencial microhistórico de este conjunto”.  

Micro-macro historia

El recorrido empieza con memorabilia de los estudios fotográficos de antaño: Naya y Sciandra. Portal de Mercaderes 7 ; D. Dolfenstein, Plateros 4; F. Elliot  North (Orizaba, Ver.); Foto Regis, Foto Chic, Monte de Piedad 5; Archivo Casasola entre otros.

Los acontecimientos sociopolíticos de México que podrá atestiguar a través de imágenes entrañables se refieren a la Revolución de 1910, los festejos del Centenario de la Independencia (en video), actos políticos de Álvaro Obregón y Lázaro Cárdenas, la matanza de Tlatelolco ’68, la Decena Trágica en la Ciudadela que remató con el asesinato de Madero y Pino Suárez  (muy orondo posa el encargado del homicidio, General Manuel Mondragón, padre de la rebelde Nahui Ollin cuyas fotos desnuda, irónicamente se exhiben a un costado), la campaña de Luis Echeverría, el movimiento zapatista y hasta las fichas de los homosexuales detenidos (“mujercitos” en lenguaje de ¡Alarma!) por “faltas a la moral pública y libertinaje”.

Anuncios

Nostalgia y rabia

Otra sección está dedicada a la industria del entretenimiento con entrañables souvenirs de la época. Podemos ver fotos de la XEW “La voz de América Latina desde México” y sus estrellas en un coqueto pasillo encortinado. Cartelones de viejas películas y retratos de los ídolos del pueblo, desde Toña la Negra, Germán Tin-Tán Valdés, Tongolele, Pedro Infante, María Félix y, desde luego Santo “el enmascarado de plata”.

La parte rabiosa es la política y puedo recogerla con el comentario de una pareja de la tercera edad que contemplaba con suma atención imágenes desoladoras de la Revolución Mexicana y el asesinato de Álvaro Obregón en el restaurante de La Bombilla: “Mira nomás. ¿De qué sirvió todo si seguimos igual o peor?”. 

Me quedé sin comentarios y callando, otorgué… El clima cálido y soleado me invitó a tomar algo en la preciosa terraza de este emblemático edificio del Centro Histórico, justo enfrente se contemplan La Profesa y  los antiquísimos edificios circundantes desde lo alto.

Anuncios

 

Embebido por el pasado recién visto y por ese escenario tan real que lo atestiguó, siento lo corta que es una vida para poder vivirla a plenitud, cuando apenas estamos leyendo el instructivo. Pienso cómo la necedad del hombre hace que los pueblos no avancen y repitan los mismos errores del pasado. #Exposición #Cultura Ciudad de México