Es importante reconocer cuando ya existe un problema de adicción.

Al igual que el adicto a los juegos de azar, el enfermo alcohólico o drogadicto, no importan la edad, sexo o posición social, para el adicto al uso excesivo de los celulares y su tecnología.

Los vemos todos los días en la calle, oficina, parques, cafés, restaurantes, etc.

Son fácilmente identificables ya que nunca conviven con sus seres queridos, hijos, parejas o inclusive nietos.

Se molestan si te atreves a pedirles que dejen su “aparatito” y argumentan que están revisando cosas del trabajo, noticias para estar informados o les acaba de llegar un buen chiste justo en ese momento.

Anuncios
Anuncios

Esta situación que ya es una costumbre, está generando en las familias pérdida de comunicación y contacto directo entre sus miembros.

Hoy los padres ya no juegan, conviven, platican o abrazan tanto a su hijos como se hacia antes.

Para conocer su rendimiento escolar, es más fácil y sencillo para ellos entrar a la página web de la escuela por medio de la computadora y poder conocer las calificaciones de los hijos, en lugar de estar con ellos en sus tareas y eventos.

Estos adultos adictos son perfectamente reconocibles, ya que en todo momento abren su celular aún cuando no es necesario.

La falta de comunicación en las familias provoca que los hijos busquen en #Internet la información para su crecimiento que consideran apropiada, en lugar de preferir hablar con sus padres, quienes siempre están ocupados con su celular.

Anuncios

Los padres que les compran a sus hijos el celular más moderno, argumentando que es preferible que manejen la nueva tecnología, contribuyen a que ese niño sea un adicto tecnológico el día de mañana.

Las parejas se distancian cuando ven a su contraparte siempre “metidos” en el celular. Esta pérdida de comunicación puede llegar a ser detonador de pleitos o divorcios, ya que el crecimiento como parejas se ve fuertemente afectado por la adicción a los celulares o tablets.

En muchas empresas, está prohibido el uso de internet y #Redes Sociales, ya que genera pérdidas millonarias al perder tiempo laboral en actividades sin beneficio para ellas.

Los adultos adictos al celular, se incomodan y molestan cuando se les advierte de su adicción y al igual que cualquier enfermo adicto, responden con mentiras, enojo o inclusive agresión.

Esta nueva adicción genera problemas físicos y mentales entre quienes practican su uso excesivo y lo peor de todo es que no lo aceptan como tal.

  #Viral