Desde principio de año, piquetes de indignados activistas, alentaban al público a pasar sin pagar en protesta por la amenaza de un nuevo aumento a las tarifas del Metro. En cuestión de meses, voceaban, la tarifa podría aumentar de $5 a $10 o $12, una tendencia neoliberal que ya se hizo en Chile y Brasil.

De llegar a ponerse en marcha, vendría a detonar una bomba social; considere que en 2014 el sistema Metropolitano transportó 1,614 millones 333,594 pasajeros a lo largo de 43 millones 949 mil 422.75 kms. recorridos. El ánimo que prevalece es  de insatisfacción y enojo por los excesos del presidente, su familia y sus colaboradores más cercanos, la inflación, el desempleo y la inseguridad ciudadana.

Anuncios
Anuncios

Mitofsky vs. UNAM

Recordemos que el costo del boleto por viaje aumentó un 55.7% en diciembre de 2013, pasando a costar de $3 a $5 a través de una encuesta ciudadana elaborada por Mitofsky (que costó 1,8 mdp) en la que el 56.2% del público “dio su voto”  a favor del aumento. 

La encuesta aleatoria se aplicó a 7,200 usuarios en resultado contrastante con la elaborada por la UNAM por internet en la que participaron 21,088 personas (71%) que viven en CdMx, 8,110 en Edomex (27%) y 665 (2%) en otros estados, cuyo rechazo al aumento sumó un 93%. ¿Cuál encuesta cree que sea la buena?

Las promesas

Los principales beneficios que se ofrecían eran: cambio de escaleras eléctricas y ascensores, renovación de estaciones, instalación de cámaras de circuito cerrado para vigilancia, reparación  de 105 trenes averiados y compra de 45 nuevos con aire acondicionado para las líneas 1 – que se renovaría totalmente - y la corrupta línea 12 que funciona a marchas forzadas.

Anuncios

Se aumentaría la frecuencia de trenes, especialmente en horas pico, se eliminarían los vendedores ambulantes en vagones y pasillos de acceso y se incorporarían 1,200 policías.

Joel Ortega, director del Sistema de Transporte Colectivo ofreció tarifa reducida a personas de bajos recurso, desempleados “y demás población vulnerable”, asegurando la gratuidad a discapacitados, policías, tercera edad y estudiantes afiliados al INJUVE.

A medias

Se remozaron algunas estaciones como Isabel la Católica y Revolución, se reparó y puso en marcha finalmente la línea 12 – causa de alta #Corrupción cuyo destape cercenó de un tajo las aspiraciones presidenciales de Marcelo Ebrard, exiliado en París – se repararon e instalaron escaleras eléctricas y ascensores  y rampas en varias estaciones y otros arreglos menores para “taparle el ojo al macho” pues los ascensores están cerrados y los discapacitados no se aventuran al laberinto subterráneo por temor.

Tan sólo en la línea 1, la más antigua, las averías crecieron 31% en 3 años.

Anuncios

Los rieles de toda la línea están desgastados después de 45 años de uso, los pilotos y cables de alta tensión de los trenes están obsoletos, hay reventamiento del concreto y goteras en muchas estaciones, señalética insuficiente, no hay cestos de basura ni WC ni seguridad en muchas estaciones.

¿Y el dinero?

A un año de la promesa de mejoras, la percepción de los usuarios es que no ha pasado nada, los ascensores y rampas de acceso para minusválidos siguen sin funcionar, las aglomeraciones en horas pico son sobrehumanas y no se han comprado los 45 nuevos vagones prometidos

El personal del metro ha colocado pancartas deslindándose de ser la causa del mal servicio y el Fideicomiso formado con los 2,500 millones de pesos fruto del aumento aún no ejerce.  Luego entonces ¿qué harán con este dinero? #Medios de transporte #Crónica Ciudad de México