Es el lugar del historiador hablar de una visión fresca de nuestro origen, sea cual sea.El Siglo XXI nos está enseñando puntos de vista desde donde abordar nuestra identidad sin detenerse ya en la diferencia de razas o el sistema de dominación prevaleciente.

Somos una cultura universal, bajo una autonomía democrática con fronteras nacionales, con una sola economía y un sólo sistema sociológico. Ello se demuestra en los avances constructivos, lo mismo que en el enclave geográfico que cada recinto guarda y nos sitúa también en el lugar que nos corresponde como herederos de lo mexicano.

Nuestro destino está emplazado justo aquí, misteriosamente, atrás de la primera catedral de América, que por cierto luce casi con obra terminada en un proceso constante de actualización.

Anuncios
Anuncios

En esta pequeña calle de Guatemala nos vemos de pronto ante el viejo mundo emplazado en un conjunto de edificios que en su remate tocan las ruinas arqueológicas del Templo Mayor. Aquí tenemos el Centro Cultural España.

Hasta que punto convivimos de una visión del Centro Histórico ofreciéndolo como un gran Disney Landia, desbordante de recursos culturales para toda la familia. Mismos que comprenden un nivel excelente de atractivos turísticos en el recorrido general de la superficie de lo que fue la antigua Tenochtitlan hasta 1521 cuando Hernán Cortés lideró la destrucción del modelo de ciudad original.

No sobre decir que aún se investiga el axis mundi y los nichos del conocimiento prehispánico mediante excavaciones a metros del emblemático CCE que en si mismo se ostenta presentando ruinas arqueológicas como parte de sus amenidades. 

El edificio clásico, colonial, se codea con otras construcciones típicas ante la verja del Gran Templo.

Anuncios

Aquí se monta, desde hace años, una exposición oficial de imágenes fotográficas tipo documental.

Esta es la parte mística Azteca afuera. Así nos lo permite ver el Centro Cultural, cuyo predio ha mutado con avances constructivos contemporáneos y ha desarrollado, en el vacío, un edificio nuevo de tres pisos donde se alojan nuevos espacios como la mediateca y cinco foros de capacidades media y amplia que antes no había.

Al principio, a un costado del portal de medio punto, se ha montado una dramática exposición de fotografías de tipo documental en blanco y negro. La muestra Principio y Fin de Alejandra López Zaballa nos conduce con nostalgia al gran terror de la docu/fotografía y remite a ciertas tendencias del Siglo XX retratando ancianos dolientes y huérfanos en sus entornos por medio de una residencia.

Un poco mas adelante, en un espacio que conecta todo el organismo por dentro, destaca la altura del inmueble. Ahí, Ampudia, llenó de banderas el cubo que se luce pletórico de moscas serigrafiadas que se ofrecen como souvenir: Dzzzz dzzz dzz. 

En un espacio contiguo se han montado una serie de carteles realizados por un colectivo de mujeres que lucha contra el acoso en distintas entidades.

Anuncios

A modo de arte acción pública, han realizado sus trabajos entorno a un diálogo con su circunstancia.

Sorprende el paso al subsuelo, se nos advierte que se ha preservado una excavación de dos niveles descubriendo un filón de lo que pudo haber sido la pirámide del brujo colibrí de la Ciudad Mexica. 

Hubo una reforma los últimos años que le ha permitido al Centro Cultural hacerse de recursos para financiar una sorprendente obra en la parte que conecta a Donceles. Allí se han construido varios foros medianos y un auditorio mas ambicioso.

La mediateca, en la parte superior, ofrece un breve acervo y diversa tecnología para la investigación.

Aún es escaso el lugar que tiene España en México, aunque sin duda, tiene bastante más que cualquier otro país, pues nuestras naciones son hermanas en la procuración de la cultura y las relaciones que deben existir para sentar recintos consagrados a dar cabida a la expresividad emergente.  #Cultura Ciudad de México