Ximena Andión, experta en derechos sexuales y directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, subrayó que el tema del trabajo sexual  “dentro del movimiento feminista y  de las organizaciones de mujeres, polariza: por un lado tienes a quienes promueven al abolicionismo, que es que se prohíba cualquier tipo de trabajo sexual; y por otro lado tienes a quienes están a favor de regular el trabajo sexual, o despenalizarlo”.

Continuó, “no se escuchan las voces de las trabajadoras sexuales. Lo primero que tenemos que hacer, en cualquier tipo de discusión, en la que estemos pensando en hacer política, leyes o reformas sobre un grupo o sector de la población, es tratar de escuchar; en el tema del trabajo sexual, desde el feminismo, se ha escuchado poco a las mujeres”.

Anuncios
Anuncios

En dicho sentido, resaltó que es necesario distinguir entre el trabajo sexual y la trata de personas, es decir, entre la libre decisión y la coerción  para con este trabajo.  

“Es entender que el tema del trabajo sexual no es ni blanco ni negro, que realmente es una escala de grises, y que dedicarse al trabajo sexual es un continuo frente a la libertad; un continuo, en contexto de desigualdad de género muy complejo; creo que el  documental logra que se entienda que no sólo es un tema que tiene que ver con la discriminación de género”, es un contexto de discriminación socieconómica y de violencia”.  

Otra participación a resaltar, fue la de Carmen Ugarde García, integrante de la organización religiosa Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, quien tiene como única misión el brindar apoyo las mujeres en situación de prostitución en la zona de la merced, desde hace  27 años, por lo que conoce a las protagonistas del documental y, de igual manera, al trabajo fotográfico que Maya Goded ha venido realizando por cerca de dos décadas en dicha zona.

Anuncios

La religiosa externó no  estar de acuerdo con la idea de regulación y reglamentación de la prostitución pues, argumentó, si una trabajadora sexual pudiera no dedicarse a dicha actividad, seguramente no lo haría. Por lo que, en mayor medida, consideró que la prostitución es trata de personas, aunque no olvidó mencionar lo complejo del asunto.

Recordó el llamado Modelo Nórdico, una forma de legislación implementada en Suecia, en 1999, que a la postre fue adoptada por Noruega, Islandia, Canadá  e Irlanda del Norte, por considerarse como un referente eficaz en contra de la explotación sexual. La principal característica de este modelo es que penaliza a todas las personas que demanden servicios sexuales, sin importar su sexo, sin criminalizar a quien los preste, pues ésta última es considerada víctima. 

En su participación, la fotógrafa Maya Goded, directora del documental,  expresó su fe en cuanto a las discusiones que abre un documental. A su vez, la productora Martha Sosa comentó que “es el sueño de que su trabajo provoque este tipo de discusiones”.

Anuncios

 Cabe decir que en la discusión se encontraba Carmen, Esther y Ángeles, tres de las  protagonistas de cinta, pero no tomaron la palabra.

  #Cine #Política Ciudad de México #Derechos Humanos