Con los calores de Mexicali en la espalda, el camino no es mas amigable por la autopista que por la libre. No queda sino remontar por un único trazo hacia el mar cortando los cerros pues no se han construido carreteras alternativas u otros medios de transporte.

Ya sin el velo de lo inmediato, aparte de recomendar la calidad visual del recorrido entre las montañas que dividen Tijuana de la capital del estado, evocamos otras sensaciones cuando nos acercamos a otro clima y surgen los parajes valuados como patrimonio mágico de la humanidad.

Sospechamos que algo salió mal porque pasamos de largo Tecate sin que fuera primordial toparse con el centro histórico, las centros holísticos o los museos de sitio.

Anuncios
Anuncios

Ya mero nos íbamos cuando dimos con un Centro Cultural de Baja California de primer nivel, pero de la pintura rupestre nada, y eso que en esta misma tierra hubo vida desde la era de los dinosaurios. 

En un borde de la vía principal vemos el estacionamiento cuyas rejas revelan un sistema de exposición que da a la calle y se entrega generalmente a la fotografía. Se puede deducir que se trata de un grito de las mujeres artistas porque las colosales impresiones nos dejan ver sus rostros monocromos. 

Aledaño al museo se ve un contraste social denso con personas menos privilegiadas cuya vivienda se parece más a las construcciones hechizas que en los ochentas se hacían en las grandes ciudades norte americanas y se podían remover de un día para otro con un par de buldózers.

En una galería del complejo; mismo que comparte la visión con los otros centros estatales, tenemos el trabajo de una artista local quien realiza su producción/investigación en la Universidad Autónoma de Baja California. Ella revisa el tema de los gallos plasmando imágenes con colores chillones.

Anuncios

El diálogo lo realiza con el montaje de la XX Bienal Pástica de Baja California. Según se lee en la ficha, los jueces han sugerido abrirse a nuevas áreas del #Arte, lo cual explica una tendencia marcada a la pintura que pesa por su calidad neo realista, si bien no se representó nada académico.

Algunas instalaciones, un poderoso talento gráfico y un cerebro rebanado se oponen en esta edición a trabajos formales de fotografía, collage, ready mades y no faltó algún dibujo con la apariencia de haber sido hecho por un niño de 4 años.

Nos vamos con tristeza por dejar tantas rutas Yaqui sin conocer. Vamos a toda prisa de regreso al gris de una ciudad interminable. Durante decenas de kilómetros ya se ven colonias de todo tipo todo alrededor. En estas colonias de uno o dos niveles no destaca ningún concepto estético monumental, plaza o jardín.

"Aquí comienza la patria" y así se justifican los 5 millones de la zona urbana que linda con Rosarito, Tecate y no hablemos ahora de San Diego. ¿De dónde viene el agua si no se ve río alguno separando las naciones?

La frontera natural existe cuando al mirar se nota una colosal bandera en un cerro de SEDENA.

Anuncios

Mucho antes ya nos acompañan las tiendas de auto servicio y los centros comerciales. Este curso nos lleva hasta las avenidas de los héroes y Padre Kino. 

Decidimos acercarnos lo más posible a los Estados Unidos y caminamos la tercera, la primera... No se ve mucha gente como se esperaría por el furor de los migrantes. Cruzas el puente y se ve abandonado el paso de un lado y del otro de lo que pudo haber sido un caudaloso río. 

Tras unos comercios se ve el bloqueo y los coches saliendo de allá para incorporarse a un puente que los regresa a México. A pocos pasos en la plaza del Bicentenario se escucha un concierto popular y los paisanos están entretenidos dando vida al arco de Tijuana, opacando la transmisión ininterrumpida de su majestuoso monitor.

Para cerrar nuestra aventura nos metemos al Museo de Cera y gustosamente nos reconocemos en el modo como se nos enseñó la historia en la última mitad del Siglo XX. En cada héroe y personaje de pantalla nos resistimos al vacío en la mirada de muchos paseantes. #Vacaciones