Muy querido amigo:

Apenas ahora me siento a escribir esta carta, luego de visitar y conocer un país que me ha causado alegrías y a la vez tristeza e indignación. Me encuentro sentado en la habitación en un alto piso de mi hotel y observo la gran contaminación que nos envuelve. Esto mengua mi capacidad y se me ha dado la recomendación de no caminar por la capital a determinadas horas.

Apenas arribé del avión, me sentí en medio de un torbellino. Todo era movimiento que daba la sensación de estar inmerso en el ojo de un huracán. Conforme avanzaba en los corredores noté la gran cantidad de líneas aéreas que trasladan cada día a miles de turistas aparentemente urgidos de conocer #México.

Anuncios
Anuncios

Mi estancia ha contemplado dedicarme a recorrer la capital por espacio de 8 días y el resto a otras ciudades de provincia, tales como Cuernavaca, Taxco, Acapulco por el lado del pacífico, y luego acercarme a conocer Veracruz y otros lugares más hasta alcanzar Yucatán y Cozumel, estos dos últimos ubicados en el Mar Caribe. Pretendo después adentrarme al centro del país a efecto de conocer Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí y Guadalajara.

Como te darás cuenta este país es enorme y por demás bello, no obstante el amarillismo de los medios que pretenden exhibirlo como espacio para trogloditas. Si bien la inseguridad existe como en muchas otras partes del mundo, en mi caso me he movido principalmente a pié luego de explicarme el personal del hotel cómo hacer uso del metro sin sufrir incidente alguno.

Anuncios

Mas no todo es color de rosa. Ahora mismo desde la ventana de mi habitación, observo largas filas de automóviles atorados en medio de avenidas importantes que denotan un tránsito desquiciado. Consulté con el botones si era resultado de algún percance grave y por toda respuesta encontré que es un fenómeno habitual. Según me dice, los maestros de las escuelas oficiales tienen apergollado al gobierno ya desde hace muchos años, demandando toda clase de canonjías a cambio del ningún esfuerzo por su parte ¿razones…? aparentemente debilidad de las autoridades, intereses políticos y corrupción

Me reservé todo un día para conocer los espacios de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, la cual encontré fantástica. Solo que adolece de capacidad suficiente para dar cabida a tantos que la demandan, al punto que de cada 350 aspirantes anualmente solo puede aceptar a 1. Esto resulta muy dramático debido a que siendo este país albergue principalmente de jóvenes, quienes no pueden proseguir con sus estudios, tienden a buscar trabajo vía oficios mal pagados o trabajos subterráneos en un abanico que abarca desde el comercio ambulante y hasta el límite de la comercialización de las drogas.

Anuncios

 

De entre los alumnos con los que tuve la oportunidad de platicar provenientes de la Facultad de Filosofía y Letras, descubrí mucho enojo y frustración, en especial con los que asisten a la facultad de historia. Comentan que no obstante haberla estudiado por obligación desde la primaria y hasta la preparatoria, en la práctica no sabían nada a falta de verdad y motivación. Esto debido a programas impuestos por el gobierno que expone una historia deformada y acorde con los intereses políticos del partido PRI, el cual solo se ha preocupado por resaltar acontecimientos trascendentes pero en forma por demás tergiversada.

Te hablo de una nación que suma más de 120 millones de habitantes. Supuestamente 13 potencia económica a nivel mundial. Pero me pregunto ¿Qué se puede esperar del México anotado que atrás de su majestuosos edificios esconde una realidad que significa que solo el 13 por ciento de su población representa a la económicamente activa…? o ¿será que los mexicanos viven un hartazgo derivado de una falta de educación de calidad que no les de paso a una auténtica conciencia de nación…?

Saludos.

Atentamente