El problema sobre la economía deriva en la explicación del Mercado del Arte. Para poder considerar el precio de algo y darle valor mercantil, se suman muchas pruebas que en general buscan difundir la cultura, pero en lo particular representan un teórico modus vivendi

En este empeño por generar consciencia, nuestra visión considera una utopía, pues la información contable en este tipo de negocios ni se genera, ni se documenta de modo fortuito. ¿Cómo distinguir lo que es y debe ser el costo del #Arte?

Es un tanto imposible hacer el balance de las transacciones comerciales de un creador cuando la mayoría permanecen anónimos en única lógica que sólo se valida en la distribución y consumo.

Anuncios
Anuncios

Hemos visto ejemplos de cómo el concepto se materializa y desmaterializa según el paradigma del Siglo XX, aceptamos por ende una postura pasada de moda donde cualquier cosa o idea puede ser considerada arte.

De cualquier modo, no sobre advertir que se lee entre lineas un acto de fe global acerca del destino de los recursos públicos y los actores detrás del fraude que nos estanca en el sentido de la equidad en la administración de nuestra cultura.

En inusual que se diga de modo casual el precio de las cosas, menos del arte, sin embargo para resolver el problema apliquemos un método de valuación donde solo es arte aquello que se exhibe como tal en el contexto de una exposición.

Aquí perdemos de vista al autor y su motivación original, pues es cierto que mas de la mitad de quienes se dedican al medio, no lo pueden incidir en un intercambio donde se reciba el equivalente a todo aquello que recibe un empleado.

Anuncios

La mayoría de las veces no se vende nada.

Nos dirigimos al centro involucrados en una muestra destacando un puñado de propuestas plásticas con la consigna de ponerlas ante el máximo examen, la respuesta comercial. Después de un ciclo de teoría, los empeñosos estudiantes coincidimos con el sistema y se nos ofrece un espacio como sala de exhibición y punto de venta.

El destacado edificio donde nos presentamos data del Virreinato. Conocido como el Templo de Santa Clara, ahí vivieron unas monjitas haciendo su rompope en su vida de convento hasta que llegó Juárez. Con las leyes de Reforma se animó la transformación Moderna del barrio. 

En la década de los 30´s cuando México recuperó el Estado de Derecho, el Congreso de la Unión extendió su Biblioteca para ocupar el recinto cuyos retablos ardieron durante las guerras hasta ese entonces. Al grupo se nos brinda un pasillo en el corazón de lo que ahora pinta como una estructura de metal a modo de librero permanente de innumerables publicaciones. 

Para ofrecer este acervo a la ciudadanía, se administra este recinto de primer nivel cuya fachada tiene dos portales y en el interior una altura de tres niveles mas una bóveda en perfecto estado de conservación.

Anuncios

No deja de ser una apariencia el montaje de una instalación donde uno puso sus apuntes de los 90´s ascendiendo a una nube de algodón. 

Quedan algunas pinturas murales que simulan una recuperación de los tesoros antiguos. "Colisión" presenta en unas mamparas diversos cuadros pegados, un objeto tridimensional pegado a las mismas, una mesa donde se pusieron unos libros blancos y unos álbums fotográficos color vino.

Opuesta a la nube colgaba otra pintura fuera del contexto principal, esta quiere oponerse a las tradiciones del montaje para revelar un contenido secreto que se pintó a contra cara de la imagen usada para promover la expo en la red de información.

La jefa de la Biblioteca (abierta todos los días menos el domingo) habló de la "Colisión" como parte de una política para compartir el espacio con el furor del arte emergente. En el evento cada autor habló de su trabajo y destacó el consumo inmediato de una decena de libros de bolsillo que el artista conceptual del Siglo XXI dejó como souvenir para los invitados. 

Rafael Matos se presentó para compartir la experiencia cuya característica es la construcción de una época basada en la individualidad.   #Cultura Ciudad de México