Las noticias malas, breves o inconclusas que muchas veces leemos por la red, tienen un amigo – enemigo en común: la caja de comentarios.

 Tras un artículo, hay una historia desplegada en la caja de comentarios; los temas varían en un sinfín de opiniones, que van desde las más intelectuales, hasta  aquellas que nos toman por sorpresa, ante una violencia escrita. Hace poco cheque una de las tantas noticias, que  inundan las #Redes Sociales, una de ellas llamo mi atención en específico –  El acoso en las calles – cuando termine de leer la nota, baje directamente a leer los comentarios.  La creciente ola absurda de disonancias,  donde la razón se columpia, y no se mantiene de un lado o de otro,  juega de una forma siniestra con nuestro derecho de opinión;  podríamos abrir un debate sobre esta u otras cuestiones,  pero ciertamente,  a la hora de decir más allá de lo que burdamente se piensa, hay asperezas que se lijan entre palabras y de estas, al contrario,  salen navajas.

Anuncios
Anuncios

 

La opinión masculina también se ve encajonada en la interminable sucesión de comentarios, odios, repulsas, positivismo enmascarado de hartazgo; el hecho es que la vía digital ha dado mucha libertad al público que no tiene una opinión bien gestada en la reflexión. Pero ¿Acaso no son estos los detalles de los que el pueblo se alimenta?

 Más allá de la comedia,  del comentario entre imágenes o memes, surge una nueva manera de expresión. El comentario en las redes  no es para resarcir la violencia de la palabra, busca darnos la cara de los hechos y de cuantas personas piensan en pro de una sociedad en vías de mejorar y de crecer.

La opinión pública a veces puede ser dura, pero es por medio de estas aportaciones, que se busca ejercer la tarea de la critica, no una que hiera, sino que deje una síntesis con los aquellos aspectos que son dignos de seguirse debatiendo o investigando. 

La caja de comentarios seguirá ahí, para guardar voz y opinión; navegará por la red llevando consigo el oro de palabras embotelladas.

Anuncios

Quién sabe, tal vez alguien podría dar con la riqueza del acierto. #Internet #Facebook