Hoy convivimos ya con una nueva generación enteramente nacida durante el Siglo XXI. Faltan 20 años para que estos niños ocupen el lugar de sus padres en la economía. Con este objetivo la generación X se inclina hacia las tendencias del juego para implantar el conocimiento del milenio y distraer la atención de la infancia planteando la ciencia como algo entretenido.

La museografía de "aprendo y me divierto" no es extraña para nosotros. El Museo de Tecnología en la 2nda sección de Chapultepec hubo desde su creación en los 70´s un despliegue moderno que explicaba la verdad de entonces con limitaciones hoy superadas en el Trompo como en el Papalote y el Caracol. Al niño le gustaba más aquellos sitios donde lo divertido era divertido y nada más.

Anuncios
Anuncios

Desconocemos si ahora los chiquillos pueden alegremente adaptarse a una enciclopedia del saber que les obliga a pensar para comprender el problema implícito del funcionamiento de cada estación. Se entiende que pueden hacerlo solos, con la ayuda de chicos adolescentes o en compañía de los padres de familia.

No queda de otra pues tenemos ante nosotros a los Estados Unidos de Norte América, y por ende, tenemos la responsabilidad de darles a los chicos la oportunidad intelectual directa de competir con la educación que se les dará a los hijos del Siglo XXI más allá de la frontera en algo que no quisiera llamar el primer mundo.

Aquí en América la noción de la verdad, como hemos estudiado, aquella que deriva de la modernidad, se entremezcla con el juego, aunque en la praxis no hayamos rebasado las masas la estandarización tradicional de la moral familiar, ni superado los grandes traumas de la historia...

Anuncios

el dolor y lo irreversible de la Historia inclusive la contemporánea. 

Antes de regresar alegre a la ciudad de la esperanza, pasamos por un Centro Cultural del Estado en las afueras de Tijuana, pero como estaba cerrado, no quedó sino explorar el Museo Interactivo del Trompo, conste que hacemos trampa para salvar y el día del niño lo dejamos de celebrar en los 80´s.

Ignoramos cual será el modelo de educación actual en tierra de Donald Trump, mas buena catapulta hace este recinto a quien se acerca. La innovadora construcción hace frente al establishment dando buena postal a la mirada del paisaje; el visual, y aquel donde algunos mexicanos han errado deteriorando la urbe con un desorden meta urbano notorio.

No pensaron en lo bonito en esta urbe cuando planearon su desarrollo. Mas bien da la impresión de que no se piensa mucho en la responsabilidad que tenemos los ciudadanos, para imponer una estética que busque salvar retos como la distribución del agua, el sustento energético y cultural de las masas.

Anuncios

El Centro Tijuanense con amplios niveles, salas y diversos teatros garantiza el Trompo una Patria honorable ante la sociedad de valores que merecemos en nuestros tiempos. 

En nuestra visita dominical no había muchos pequeñuelos, se entiende que debe ser un atractivo mas bien para las escuelas públicas y privadas. La magnitud de la inversión se presta a pensar en una afluencia mucho más grande de 100 o 200 personas en algún momento pico de las pantallas I Max.

Muy cerca hay un enorme Centro Comercial estilo Iztapaluca o en un corte más de los ochenta. Las dimensiones de las tiendas se emplazan con enormes estacionamientos, uno puede comprar y comer chatarra ante una vía principal muy agresiva sin fuentes o esculturas.

De regreso rumbo al aeropuerto el taxista nos ofrece un espectáculo contemporáneo para coronar nuestra visita. En un cerro nos pone delante de algo que el llamó "la mona gigante", una estatua ligera efectivamente de lo que podría ser un cuerpo femenino.

Mas adelante guardamos un minuto de silencio pues no sales sin testimoniar miles y miles de cruces demarcando la frontera. Cada marca es un altar al recuerdo de las muertes que han sucedido entre un par de bardas donde hace un siglo se sembraban hortalizas.

  #Vacaciones #Arte