El origen del tráfico de estupefacientes principalmente la marihuana al extranjero tiene sus orígenes en el #México post revolución, antes del conflicto bélico interno, el consumo de esta hierba y otras plantas alucinógenas,  estaba totalmente permitido, o mejor dicho, no existía  Ley que les declarase ilegales, afirmó Luis Astorga Almanza, Investigador y Especialista a Nivel Mundial sobre el trafico de drogas.

El investigador, miembro del CONACyT,  del Colegio de México y principal estudioso en nuestro país, en el ámbito del trafico de drogas, como problema social; político, cultural, histórico y económico, Luis Astorga Almanza, presentó su nueva publicación titulada “¿Qué querían que hiciera? Inseguridad y Delincuencia Organizada en el #Gobierno de Felipe Calderón”  el cual es un libro de investigación histórica; cultural, económica y por demás hace un análisis al sexenio del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa. 

“El tráfico de drogas en México, es un problema social y ahora de seguridad pública de origen cultural y derivado de la revolución, pues fue en el Congreso Constituyente de 1917 donde se empezó a tratar el tema del consumo de algunas hierbas y plantas alucinógenas como un problema, pero no fue hasta el Gobierno de Plutarco Elías Calles y el periodo de sub gobiernos que manipuló, mejor conocido como el “Maximato” donde entró en vigor la primera Ley que criminalizaba la portación de marihuana, hojas de cocaína, hongos y algunas otras hierbas o infusiones” evocó Luis Astorga Almanza.

Anuncios
Anuncios

Dentro de su libro, que complementa una serie de publicaciones pasadas, donde aborda el tráfico de drogas, el especialista en la materia, Astorga Almanza, hace un análisis del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, respecto de su política de declarar la guerra al crimen organizado, dentro de sus páginas el autor resalta que existen por lo menos en México diez organizaciones criminales, dedicadas al tráfico de cocaína y marihuana, solo en territorio nacional, pero que el problema es los nexos que estas tienen con grupos delictivos del otro lado de la frontera con el país del norte, lo cual hizo casi nulo el resultado de su campaña anti narcos.

Para Luis Astorga Almanza, el sexenio de Calderón Hinojosa fue una persecución y guerra sin un objetivo formal, porque dentro de sus políticas tuvo que enfrentar las actitudes corruptas de los gobiernos de cada entidad federativa; por tanto, no logró su propósito, pero si coadyuvo a que los carteles se volvieran más violentos, y atentaran contra la ciudadanía, a modo de represalia, el único éxito de la guerra contra el narco recrudece en la desaparición de la organización delictiva “la familia michoacana” que desencadenó en dos nuevos carteles.

Anuncios

#Libros