Se anunció con bombo y platillo el arribo de esta monumental obra firmada por Auguste Rodin (París, 1840 – Meudon, 1917). Su adquisición empezó en 2012 entre el Ministerio de Cultura de Francia, el Museo Rodin de París, la casa fundidora Coubertin y la Fundación Carlos Slim en México

El traslado e instalación fueron épicos, saliendo en barco del puerto francés de Le Havre para arribar al histórico puerto mexicano de Veracruz. Aprovechando la madrugada, su instalación nocturna requirió un gran equipo humano y grúas, (pesa 6.7 toneladas) hasta su montaje en el vestíbulo del Taconazo Popis (Museo Soumaya).

Junto con la puerta, el Museo Soumaya presenta por primera vez juntos los 14 yesos originales restaurados, mezclándolos con varias esculturas relativas  de su colección permanente.

Anuncios
Anuncios

Aparte de ésta hay otras 7 copias en Japón, Suiza, Corea, dos en Estados Unidos y obviamente en París.

Cría fama…

Desde que supe de lo jodido que fue con su alumna, ayudante, modelo y amante Camille Claudel (Fére en Tardenois, Francia, 1864-Vacucluse, 1943) Rodin dejó de ser santo de mi devoción aunque reconozca su talento.

Primeramente la sedujo siendo ella una chavala de 19 años y él un raboverde de 43. Se volvieron amantes ocultándole que estaba casado, pero  no sólo eso, sino que era promiscuo y mantenía una “amante estable”, Rose Beuret.

Su tempestuosa relación – durante la cual la obligó a abortar - duró una década, hasta que ella lo dejó y se encerró en su estudio a esculpir compulsivamente hasta perder la razón. En lo profesional Rodin también fue un cabrón abusivo con ella, pues muchas de las esculturas de Camille las presentó y vendió como propias.

Anuncios

En 2007 la Fundación MAPFRE organizó una #Exposición en Madrid de su obra – siempre relegada a segundo término como ocurrió con Frida Kahlo por ser “consortes de” – y Ángeles García escribió al respecto en El País http://elpais.com/diario/2007/11/07/cultura/1194390001_850215.html:

“(Al morir) Camille Claudel cargaba a sus espaldas 79 años de una vida tan dramática como fascinante. Y aún tendría que transcurrir mucho tiempo para que se reconociera su talento como escultora. Sobre todo, para que su personalidad artística volara por encima de su relación con Auguste Rodin. Su maestro. Su amante. Un genio déspota y ventajista, de la que Claudel fue víctima. Como lo fue de su familia ingrata y de la sociedad misógina y envidiosa de la época.”

El encargo de la puerta

En 1880 Edmond Turquet, subsecretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, encarga a Augusto un portal monumental para el Museo de Artes Decorativas de París. Aunque debía estar listo en tres años, el pobre Edmond no vivió para verla pues Rodin se tardó diez en concluirla.

Anuncios

Prácticamente copió el modelo de Las puertas del Paraíso de Ghiberti del Bautisterio de Florencia y el concepto lo sacó del capítulo El infierno de La divina comedia de Dante Alighieri.

Fíjense también en su holgazanería creativa pues su único problema fue ¡escoger y adaptar figuras que ya tenía hechas a la estructura de la puerta! Así que con la técnica del puntómetro hizo copias pequeñas de esculturas como El pensador, Las tres sombras y El beso entre otras, sumando un total de unas 300 figuras.

Marcha atrás

Finalmente el yeso original estuvo listo  y presentado en la Exposición Universal de París de 1900, pero obtuvo tantas críticas, que lo devuelve al taller para hacerle modificaciones y sacar un nuevo ejemplar.

Dicho lo cual, concluyo que, si por un lado aplaudo la innovación de las video-guías de cada pieza, por el otro, critico la falta de una curaduría moderna y funcional pues es un amontonamiento de esculturas que deja mucho que desear… #Arte #Cultura Ciudad de México