La franquicia de Pokémon que comenzó como un video juego ha vuelto a inundar los móviles de millones de personas en el mundo. La nueva app Pokémon Go permite capturar a partir de tu situación geográfica, entiéndase que se sabe donde el usuario está ubicado todo el tiempo, todos los pokemons que estén alrededor de uno y mientras más logre una persona fotografiar o capturar recibe una mayor puntuación y así anda como loca la gente en la calle, en los hospitales, en la funeraria, el cine, el trabajo, donde sea, porque nunca se sabe cuando puede aparecer un bicho para ser atrapado. 

Las descargas has superado los niveles previstos y han duplicado a las más famosas como Twitter, Facebook, o Instagram.

Anuncios
Anuncios

La posibilidad de sumergirse en un mundo virtual como fiel cazador e investigador, a dado un vuelco al mundo de las app.

Uno de los videos más virales de los últimos tiempos es en el Central Park de New York donde cientos de personas perseguían desde sus celulares pokemones sueltos en la vía, causando un caos entre autos, choferes y jugadores. ¿Hasta donde vamos a llegar con esta enajenación? ¿Será posible que los juegos dominen nuestra mente? Psicólogos y psiquiatras no dejarán de tener trabajo, los traumas y traumatizados empezarán a acudir como ovejas en busca del descanso pues perseguir pokemones se convertirá en su obsesión y no les importará si hay guerras, si hay muertes injustas, si ponen bombas por doquier, si hay una exposición novedosa de arte o una película que es más que recomendable, solo tendrán mente fija en atrapar bichos que juegan con ellos, que se esconden en los lugares extremos, que hasta pueden ser peligrosos por la desatención, pero no importa seguimos creando humanos fáciles de manejar, de conducir, de llevar a donde mentes fuertes, quizás perversas, quieran llevarlos.

Anuncios

No hay que quejarse, la furia se ha desatado y como siempre el tiempo aplaca las efervescencias, volverán las oscuras golondrinas a volar y se calmarán los estados de ánimos, dejarán el placer de perseguir y volveremos como robots a nuestra rutina diaria, mientras no queda de otra que ver como cientos persiguen realidades virtuales, mientras yo intento escapar de toda tentación refugiada en un libro:" Cómo atrapar un Pokémon sin morir en el intento". #Internet #Videojuegos #Animación