A reserva de otros estudiosos quienes continúen la actividad del mercado teórico del arte, testimoniamos al comenzar el verano, un fenómeno cuyas bases confluyen con las dinámicas que hemos venido apuntando acerca de las relaciones entre el #Arte, el artista y su modus vivendi.

Hoy, consta, no es fácil pertenecer a esta élite donde conviven espiritualmente los filántropos, pues detrás de la belleza y los valores universales, queda siempre la mano del inversionista, cuyas actividades, usos y costumbres quedan al margen de la explicación más lógica sobre la  "pintura" como un objeto de valor, cuyo consumo resulta una válvula de escape para la economía.

La única manera de que el status quo se afiance a las condiciones de una sociedad desigual.

Anuncios
Anuncios

la única manera de que en alguna medida puedan disfrutar sus fortunas los ricos, es promoviendo alianzas con áreas cuyo soporte deslinda la evolución misma de lo contemporáneo, y a efectos de la materia, un potencial y muy excelente negocio

Bastidores, un conjunto de jóvenes visionarios de las finanzas y la estética, tras anunciar a los ganadores de su primer convocatoria, nos expresan su ambición al aproximarse al gran monstruo de la cultura con un método para validar personalidades dentro de los límites de lo conceptual.

El martes 28 se dieron cita una generación de seleccionados, de entre los cuales sólo reconocemos a Daniel Lezama y a Álvaro Verduzco, aunque al segundo por razones no ligadas necesariamente a su trabajo como pintor.

No cabría hablar aquí de la Escuela Campestre de México, mas para el conocedor, no le sea sorprendente pues de esa cuna salieron otros personajes del medio artístico mas grande que incluye la farándula.

Anuncios

Álvaro fue compañero de Gael García durante algún ciclo escolar, lo mismo que Osbaldo Benavides y recientemente se ha ido posicionando Adela Goldbard, si bien tampoco su trabajo nos es muy familiar.

En el entretejer de esta historia del arte hoy en día, aunque de modo indirecto, hemos estado siempre obsesionados con los secretos que guarda el medio y por ello no dudamos en el valor que tiene una obra de Lezama, famoso egresado de la Academia y bien podría decirse es el último gran pintor del Siglo XX.

Lo raro es que su obra bien cotizada en Ferias y Exposiciones, digamos que podría oscilar arriba de los 10 mil dólares, lo cual no hace mucha lógica con el premio del concurso que no llegaba ni ha cien mil pesos y eso que incluye exposición y catálogo. 

Como cereza del pastel, la intensión de estos emprendedores es arraigarse como un punto de referencia mediante una colección que, según declararon, en un principio, no tiene otra misión sino la de guardarse como un tesoro de un gusto muy particular acerca la plástica y quienes fueron sobreviviendo.

Anuncios

Mediante una supuesta inversión o patronazgo, el grupo se consolidaría con una serie de videos cortos o cine documental que retrataría las vidas inmediatas de los ganadores. Esto se difundiría en un periodo de dos años cuando ha de salir la segunda convocatoria.

En conjunto el Centro Cultural Digital se abrió a Bastidores ofreciendo en su auditorio y Sala de Usos Múltiples, una serie de eventos como exhibiciones de documentales temáticos y presentaciones de libros. Hubo diversas reflexiones en cuanto a lo conceptual y se dirigió la mirada a los gustos estéticos pertinentes al ámbito teórico, aún cuando se sobre entiende que se basa todo en la pintura.

El maestro Argudín estuvo presente y se dio a conocer también Bastidores en un ambiente mas coloquial en sitios de recreo disociados del contexto formal del recinto subterráneo. Al final se anunció la presencia de Hilario Galguera quien con su galería representa la plataforma de muchos realizados autores. 

Este proceso evidentemente va proponiendo un negocio no lucrativo y un para quien compra o compró obra de los galardonados, pero a la vez abre un nuevo cauce para la impresionante cantidad de talentos que quedamos fuera. #Crónica Ciudad de México #Cultura Ciudad de México