"Siempre estamos al tanto de las personas que ocupan los primeros lugares en la lista de los hombres más ricos del mundo, pero esta vez hemos decidido enfocarnos en los otros, en el 'lado b' de la lista de multimillonarios […]. En este libro intentamos brindarle un nombre y un rostro a quienes han sido ignorados como un simple número en las estadísticas de pobreza, por medio de historias que representan los arquetipos del mexicano pobre […]”

Más o menos esas fueron las palabras del periodista coordinador del libro, Salvador Frausto, al iniciar la presentación del mismo: diciéndonos que donde hay hombres ricos, la pobreza existe, y en abundancia.

Anuncios
Anuncios

Esto es un hecho; donde hay riqueza, necesariamente debe de haber pobreza, ¿o, de qué otra manera los multimillonarios consiguen su fortuna? Pues el dinero no brota de la nada, por eso mismo, si una persona no tiene dinero, es porque otra sí.

El libro Los doce mexicanos más pobres nos ofrece un acercamiento a la realidad que millones de mexicanos padecen a diario, una realidad que muchos han decidido ignorar y que, sin embargo, no por eso es menos dolorosa. Pero, ¿cómo se escribió el libro? Las historias fueron producto de una exhaustiva investigación realizada por periodistas que se dieron a la tarea de visitar los municipios más pobres de los estados más pobres de la república, dando como resultado la narración de las vidas de doce personas, las cuales representan los arquetipos del estilo de vida llevado en aquellos y –desgraciadamente– en muchos otros lugares de México.

Anuncios

Las historias presentadas retratan desde pueblos pintorescos, hasta hostiles y desolados; desde lo sencilla que puede ser la vida, hasta los terribles infortunios de la pobreza. Pero todas sacan a relucir una misma verdad: la indiferencia y la injusticia en México.

Las narraciones – en su mayoría desgarradoras – son un intento por concientizarnos, por sensibilizarnos ante la terrible situación de desigualdad que millones de mexicanos están sufriendo. Con esto, también podemos constatar que en México no se vive, sino se subsiste; pues millones de mexicanos no pueden pensar en construir una vida debido a que su única preocupación consiste en conseguir el más mínimo alimento para intentar mitigar el hambre.  

Debemos preguntarnos sinceramente si este es el país que deseamos: donde la mayoría de los mexicanos no tienen la oportunidad de siquiera soñar, donde la condición de pobreza pareciera ser vitalicia y hereditaria, donde el pobre es ignorado y segregado por el simple hecho de haber nacido como tal (algo que no eligieron). Recordemos que todos somos seres humanos y tenemos los mismos derechos, e incluso cuando el gobierno falla en su tarea para garantizarlos, nosotros podemos contribuir aunque sea un poco. #Tendencias #Libros #Corrupción