La revisión de cada hoja en el árbol que vamos escalando nos regresa a la simplicidad del valor en el #Arte. El mercado habrá de variar su propia definición con la política, mientras a nosotros lo que debe importarnos es tratar de desdoblar este complejo mensaje para entretener a un millón de lectores del internet. 

Tras haber estudiado en la Universidad Nacional Autónoma de México largos años, no nos queda sino admirarnos de su capacidad de convocatoria. Difícilmente tendremos conocimientos del saber profundo que se acuña en la casa grande, no será fácil pues hablar de cada ciencia, en cambio, no es ajeno a nadie el lugar común, empezando por la necesidad de tener un museo actual.

Anuncios
Anuncios

Poco espacio queda para explicar la lógica del sistema. Basándonos en lo que hemos escrito, queda muy claro como hay una demanda feroz por el arte, lo mismo que por el arroz o las vacas transgénicas. Nuestro estudio por ende nos lleva a suponer la proporción como principio de la belleza.

Es decir que en toda proporción, aquel contenido que se muestra en el MUAC, debe ser un reflejo fiel de la realidad, aunque por supuesto estemos hablando de un fenómeno que no depende sólo de nuestras necesidad nacionales, y en cambio nos seduce con el pensamiento de un mundo sin fronteras.

Es difícil salir del centro que es nuestra zona de confort. Valga pues celebrar las decisiones de la UNAM y de su inmenso aparato burocrático que gracias a la enorme inversión hecha, nos dan confianza para aventurarnos a conocer a un personaje completamente a típico que representa nuestros tiempos.

Anuncios

No es fácil escapar a su propaganda que nos confirma entre otras cosas, un abismo entre el mercado de la economía y el arte contemporáneo en su función más próxima a ser capaz de regular los problemas de la raza humana.

Vamos hasta el jardín ecológico de Ciudad Universitaria, avanzando por segundos pisos y monumentos emblemáticos como el Estadio. El MUAC se encuentra un poco más retirado hacia los rumbos donde se alzan las ruinas de Cuicuilco y el Centro Comercial Perisur, uno de los primeros en el modelo que conocemos hoy en día.

Es mil veces más recomendable ir en coche, pues en su desarrollo, este grandioso museo y todo el conjunto en  general de esta parte del campus, fueron planeados ya en la época de los coches, lo cual quiere decir que hay amplio espacio aún para el estacionamiento.

De seguir la tendencia sociológica prevaleciente, no esta lejos el día en que no haya espacio suficiente, mas quede decir que el transporte público también ha crecido y avanzado en su concepto de acercar a las masas de un lado y otro del valle de México con extrema versatilidad. 

Enfrentamos a Anish Kapoor. Nos atrapa. Tiene la virtud lúdica inmediata de transportarnos a la casa de los espejos. No sabemos si nos están grabando, mas participamos en el juego general de sorprendernos y gozar de nuestra imagen distorsionada. 

Aportan las piezas monumentales exhibidas muchas dudas aparte de la apariencia.

Anuncios

Dudamos del autor y su legitimidad, mientras sentimos la línea tirar hacia un estado de consciencia donde ya no hay mucho que pensar. La invitación esta centrada por lo tanto en primero sentir la emoción de la infancia para que algunos en el filtro de la especie lleguen a penetrar el espejo e ingresen al mundo desde donde se imagina todo esto.

Pasamos a esculturas mas convencionales. ¿Cuánto le costará a esta administración traer cada pieza? Hay en breves salas decenas de piezas gigantescas cuyo mérito por demás es generar un diseño museográfico acorde y por encima de toda exposición precedente. 

¿Quién decide qué es el arte contemporáneo? El riesgo de un experimento humano trasciende el valor económico cuando concurrimos con cientos de visitantes especializados si en cada uno se siembra la semilla de un mundo donde concebimos el arte a partir de los espacios de los museos, como unidad de medida en la inversión de las firmas de algo que por otra parte no tiene nada de comercial. #Cultura Ciudad de México