Pues bien, BRASIL  es lo de hoy con sus polémicos Juegos Olímpicos recientemente iniciados.

Al salir de esta gratificante y valiosa colección de #Arte brasileño – ésta es de un gusto excelente, no como la de los Coppel en Rastros y vestigios - uno no puede más que sentirse optimista, satisfecho y, al mismo tiempo, un tanto avergonzado por conocer tan poco, casi nada del arte y los artistas de nuestros hermanos países latinoamericanos…

Que nos pregunten del arte europeo o gringo y seguramente saldremos bien parados. ¡Ah! Pero que no nos pregunten del arte y de los artistas latinoamericanos porque nos quedaremos mirándonos el ombligo mencionando los propios y dos o tres nombres más, si bien nos va… ¿Cierto o falso?

Antropofagia y modernidad (¡vaya título de conceptos tan opuestos!) no es la excepción al resto de las colecciones privadas, pareja millonaria de Río de Janeiro – Sergio y Hecilda Fadel – que invierten en arte.

Anuncios
Anuncios

De su colección formada por más de 3 mil obras del barroco colonial a nuestros días, se escogieron solamente 164 piezas de escultura, dibujo, gráfica, técnicas mixtas e instalación de más de 70 artistas.

En este caso el MUNAL mexicano es solamente anfitrión pues la #Exposición fue organizada y comisariada por Victoria Giraudo del MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires), quien inteligentemente la dividió en tres grandes módulos temático-cronológicos:

  • El primer modernismo en Brasil (hasta los años treinta).
  • Entre las raíces autóctonas y la modernización internacional (años 40 y 50).
  • Ruptura y contemporaneidad (a partir de los años 60).

La exposición es variadísima y refleja un país muy atento a las vanguardias sin olvidar sus raíces, lo que para mí se condensa  en la escultura de bronce de María Martins No olvides nunca que vengo de los trópicos (1943).

Anuncios

No obstante, para mi gusto le faltó el Arte Cinético, en el que los artistas brasileños destacaron sobremanera en todo el mundo, pero hay que considerar que es una colección privada del matrimonio Fadel de acuerdo a su gusto personal y no una exposición antológica- historiográfica del arte brasileño del siglo XX.

Obviamente, si fuera mi colección privada, desde luego que hubiera incluido obras cinéticas y más Op y Pop, pero “Da Dios castañas a quien no tiene dientes”, ¿verdad? #Cultura Ciudad de México