Saxomanías

Por Mitzi Vera

Twitter: @mitzmariann

Una de las cosas más difíciles al estudiar saxofón es encontrar una boquilla que te acomode y otorgue el sonido que deseas, por esa razón decidí escribir sobre el tema en la columna de esta ocasión. Entrevisté a Remi Álvarez, profesor de la Facultad de #Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

-¿Cuáles son las recomendaciones que da a sus alumnos para elegir una boquilla?

"Lo mejor es empezar con una boquilla cerrada y una caña no muy dura. La Selmer C una estrella puede ser opción".

Álvarez indica que si los alumnos llevan uno o dos años tocando y quieren interpretar música popular o clásica pueden encontrar beneficios con dicha boquilla.

Anuncios
Anuncios

-¿Cuándo considera que es bueno cambiar de boquilla?

Esa boquilla con sus equivalentes (Vandoren o Rousseau) es de concierto, incluso la pueden usar toda su vida de concertistas (en el caso de clásico). Si quieren tocar música popular es recomendable cambiarla a los tres años de que empezaron a estudiar.

Para tocar jazz, Álvarez considera que se necesitan tres o cuatro años (mínimo) de estudio del saxofón. 

"Considero que los primeros tres años deben ser con una boquilla cerrada y posteriormente buscar una más abierta", explica.

Las boquillas de Remi

En el saxofón soprano el instrumentista utiliza una boquilla Selmer C una estrella desde hace años porque le permite afinar y tocar sobre agudos, La caña que usa es una Robertos Winds número cuatro y medio (la marca lo patrocina).

En el saxofón barítono toca con una boquilla vintage Meyer del número 11 con una caña Roberto´s Winds del dos y medio hard.

Anuncios

Cuando interpreta como tenorista le agrada utilizar una Meyer del número 10 con una caña Roberto´s Winds del número tres y medio hard.

El saxofonista platica que a él no le agrada cambiar de marca muy seguido. Más allá de las recomendaciones, Remi considera que los estudiantes deben probar diferentes boquillas hasta que encuentren el sonido y comodidad que desean.