El pasado 30 de junio Eduardo Elena y el equipo de The Officina Studio subieron a YouTube el capítulo 0 de 21 días para el amor, una serie sobre las relaciones humanas protagonizada y producida por teatreros que quieren conseguir un alcance global a través de la plataforma digital.

Al igual que Elena, el director Abyss Borboa con La Presa y la productora Lorena Bautista con Cuando te conocí han elegido el sitio web para subir y compartir su proyecto.

A la fecha YouTube cuenta con más de mil millones de usuarios o viewers en todo el mundo, cantidad que se repite a diario en reproducciones de videos con un incremento anual de hasta el 50 % durante tres años consecutivos, publica en su página oficial en el apartado de estadísticas.

Anuncios
Anuncios

#México ocupa el tercer lugar en consumo de video siendo los millennials (18 a 34 años) los principales consumidores, mencionó Kerry Merryman, VP Content Partnership de YouTube, durante el encuentro de Mercadotecnia y Publicidad IAB Conecta 2015.

Accesibilidad y costeabilidad, las ventajas de YouTube

Tanto para Eduardo Elena como Lorena Bautista trabajar de manera independiente fue otro factor que los llevó a elegir YouTube, gracias a su fácil conexión con las redes sociales, libertad de expresión, disponibilidad las 24 horas y 365 días y, sobre todo, accesibilidad y costeabilidad.

Mientras Borboa ocupó 4 mil pesos para la realización de su serie, Bautista y su equipo tuvieron que desembolsar 30 mil para la primera temporada de siete u ocho que planean producir y otros 10 mil sólo para el piloto.

Anuncios

“El presupuesto fue usado para la renta de lugares y alimentación y transporte de las personas. Colaboramos en conjunto con un director del Tecnológico de Monterrey por lo que no se gastó en aparatos de producción”, dice la egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Para el actor y productor de “21 días para el amor” esta plataforma le ha permitido captar más público de diferentes lugares como México, Francia o Argentina, objetivo que no hubiera logrado a través de la televisión pues requiere más tiempo y presupuesto.

Un 80% de las visitas de la plataforma se genera fuera de los Estados Unidos, por lo que cuenta con versiones locales en más de 88 países y puede explorarse en 76 idiomas diferentes abarcando el 95 % de la población internauta.

Una respuesta al escaso panorama laboral

Hasta hace cinco años sólo existían 544 teatros en todo el territorio mexicano para las 112 millones de personas registradas en el censo de 2010 del INEGI, señala el Atlas de Infraestructura Cultural de México 2011 del Sistema de Información Cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Anuncios

Lo anterior representa que el 53.4 % de los habitantes no tenga acceso al #Teatro ni a la cultura, pues los recintos se distribuyen en 164 municipios del país: 129 en la Ciudad de México; 24 tanto en Guerrero como en Nuevo León; 23 en Tamaulipas; 22 en Sonora y, 21 en Guanajuato. Chiapas con seis, Tlaxcala con tres y Nayarit con dos se ubican al final de la lista, añade.   

Bautista, Elena y Borboa se enfrentan a un contexto de consumo cultural en el cual el 33 % de los mexicanos sí ha ido al teatro contra un 67 % que nunca ha asistido a alguno porque se encuentra muy lejos, prefiere realizar otras actividades o no tiene tiempo, indica la Encuesta Nacional de Hábitos, Prácticas y Consumo 2010.

Para los tres profesionales YouTube es una nueva forma de hacer teatro y, a su vez, una consecuencia de los pocos espacios para trabajar: “La gente le apuesta a una tendencia más sencilla que la complejidad del teatro”, dice Borboa como respuesta a los intereses del consumidor.

Mientras Elena considera que “es poca la oferta en comparación con la demanda lo que conlleva a buscar otras alternativas”, Bautista explica que “su uso corresponde a la situación actual que enfrentan no sólo los jóvenes de las artes escénicas sino también de la comunicación”.

@JeaneteAlcantar #Crónica Ciudad de México