Volvemos siempre a las mismas preguntas a medias resueltas. Todas las respuestas se dan para prolongar una explicación muy grande acerca de lo que es y debería ser el #Arte y por lo tanto la civilización.

Haga el esfuerzo, vaya más lejos en este renglón. El problema es que la actividad profesional de dichoso artista debe permanecer en el colmo, para que de alguna manera puedan las instituciones culturales sembrarnos que y como debe mercantilizarse algo que en cualquier otro contexto rayaría con la basura.

Este es el gran opuesto entre la tradición y lo contemporáneo. Uno representa técnicas, formatos y contenidos cuya esencia misma es la investigación/experimentación, y cuyo valor representa algo concreto como una pintura, aunque el contenido no deje de sorprendernos. 

Por otro lado tenemos la expresión de nuestros días, que en realidad no requiere genialidad, ni preparación formal técnica, ni tampoco la elaboración de cosas/arte. Nos basamos en un artista que por alguna razón escapa las razones circunstanciales en la materialidad y nos deja frente a la posibilidad del fraude pues su éxito depende de la calidad y cualidad de sus administradores.

Aquí oponemos entonces también un perfil de artista retraído, atrapado a las necesidades específicas de su experimento, y otro que teóricamente puede volatilizarse para dar presentaciones en una feroz competitividad internacional.

Con los Carpinteros en el MUAC podemos hacer una analogía.

Anuncios
Anuncios

Siempre nuestras ideas responden a la investigación para este medio y no sólo a los seleccionados en cada temporada. Sea oportuno abrir un margen ahora para renovar nuestra mirada con una perspectiva donde lo absurdo se vuelve el máximo y admiramos las formas y excentricidades de gente que obviamente no pertenece a nuestra realidad.

En un cuarto han puesto tomates chorreando. Se une esta propuesta con la horriblitud en la obra de Kapoor que la antecede. Es cierto que uno puede brincar directo a esta muestra que nos deja atónitos con una varias piezas de instalación.

La producción ha acomodado un cuerpo de metal sobre del cual penden decenas de trajes cliché. No deja de ser un agasajo esta proposición cuyo broche de oro es que cada parte tiene una apertura en el medio en forma de estrella permitiendo ver con una mirada el fondo.

Anuncios

¿Tiene cierta crítica política contra el sistema? ¿Esta aquí la respuesta en contra de las grandes aflicciones que caracterizan en Siglo XXI? Dentro de su modo radical, ¿siguen siendo tan contemporáneas las soluciones que enmarcan actos de este tipo? ¿De qué modo las decisiones en cada ciclo hacen eco con las que toman las demás piezas del mundo en cuanto a museos con carácter Autónomo?

En nuestro museo los cubanos Marco Castillo y Dogoberto Rodríguez dan sitio a un aparato para hacer carne asada en forma de estrella, y también para una substancia como oro embarrada en las paredes. Su trayectoria esta marcada por este humor negro que irrita las paredes blancas.

No muy lejos en otra sala se encuentran los videos de un artista que se vale de las salas para poner un videódromo. Las piezas editadas contagian compuestas por varias proyecciones sincronizadas y se agradece una regresión que aún puede infiltrar algunas muestras con potencial incendiario al mismo tiempo con otras que pueden regresar a la frivolidad.

Isaac Julien hace la gala con Kapital y queda establecida toda tolerancia nostálgica con la estética de un sistema que deriva en otras piezas como Play time cuya visión no le requirió al creador ninguna clase de gráfica para hacernos sentir el sufrimiento del espíritu en medio de la perfección.

La base crítica sobre la inseparabilidad del amo y el esclavo es irrenconciable.

Anuncios

Estamos condenados a vivir la gran decepción de la modernidad. Los ganadores tampoco han podido solucionar los problemas, si bien puestos en este pedestal proponen su solución a una cantidad honorable de visitas. #Educación #Cultura Ciudad de México