Si crees que lo más sexy de un #piercing  es la sensación que produce, espera a ver las incidencias en películas sobre esta modificación corporal, que tanto anda en boca… ombligo, pezones y otras partes del corpus físico y social.

 

La sensualidad es parte de la perforación oral, el transmitir sensaciones placenteras a tu pareja es importante, y parece que un piercing en la lengua aumentaría el placer en algunos casos; esto no aplica por supuesto en la película The Sweetest Thing (2002) donde Selma Blair queda atorada “accidentalmente” mientras recurre a estas tácticas justo en el preámbulo a la parte sexy del efecto piercing love.

Anuncios
Anuncios

 

 

La intensidad va subiendo y entrando en terreno peligroso, tenemos a Dave Spacker de The Punisher (2004); la tortura que le imponen a este personaje, te pone a pensar cuando tienes en mente tu primera perforación –  o si ya tienes algunas –  la escena expone claramente al torturador  arrancando de tajo cada piercing del personaje, queda por sentado que no te metas con la mafia si gustas del arte de la perforación.

 

 

Siguiendo con la terna de violencia en contra del piercing en la pantalla grande, Bride of Chucky (1998)  nos pega directamente a la sensibilidad, y sentimos lastima por el pretendiente de Tiffany, Damien a quien Chucky da un tirón a la perforación en el labio del presunto examante para asfixiarlo después con una almohada, lo que es un alivio después de jalar con celos e instinto sádico, tan llamativo piercing.

Anuncios

 

 

Y hondeando la bandera blanca para los amantes de la perforación llega Rosanna Arquette  y  Noomi Rapace; en primer lugar, el  personaje de The Pulp Fiction, presume nada más y nada menos que sus 18 perforaciones – en 1994 tal vez para la audiencia podrían resultar demasiados o excesivos –  cinco en cada oreja, uno en el pezón izquierdo, dos en la nariz, uno en la ceja izquierda, uno en el estómago, uno en el clítoris y un clavillo en la lengua; Vincent el personaje que interpreta Jonh Travolta le cuestiona por la perforación en la lengua, a lo que Jody (Arquette) contesta:  “Es una cosa sexual.  Ayuda en el sexo oral “.

 

 

 

 

  Noomi Rapace encarna el estilo del piercing de una manera inigualable, en el papel de Lisbeth Salander (Män som hatar kvinnor – 2009) quien cuenta con  10 – 12 perforaciones, además de romper el muro del tabú, ya que este personaje es un genio de la informática y se gana la vida “muy a su manera”. Uno de los personajes más emblemáticos en la actualidad que elogian la modificación corporal, expresando parte de su esencia e individualidad.

 

El piercing en el #Cine es una manera de manifestar abiertamente una opinión, puede ayudarnos a entender, lo que por temor  y desconocimiento creemos negativo, desgraciadamente por ello ejercemos juicios apresurados y no nos damos cuenta, que más allá de una perforación, hay más de una  similitud que nos acercan al otro,  como seres humanos.   #tribusurbanas