Las apreturas de recorrerla se debe tanto al interés por visitarla como a que la montaron en las salas de la planta baja del museo de B.A, que por lo general se destinan a exposiciones menores en dimensión e importancia. El París de Toulouse- Lautrec merecía estar en las salas superiores, ocupadas por Best Maugard, de relevancia regional. Algo falló en la logística en esta ocasión.

A pesar de esto (no ir en fin de semana), es una auténtica gozada examinar la obra del malogrado pintor bajito - sólo alcanzó los 1.52 mts. por un accidente y un mal congénito pues sus padres eran primos hermanos - y transportarnos al epicentro de la Bella Época parisina. No en el París sofisticado, de la Rive Droite- Champs Elysées , Rue Rivoli,  sino al popular y bohemio que bullía en las colinas de Montmartre.

Anuncios
Anuncios

Los carteles impresos en papel corriente que hoy valen una fortuna, se pegaban en los pirulíes publicitarios de la ciudad para anunciarla cartelera artística, aunque la #Exposición también incluye ilustraciones para libros, programas de mano y cancioneros.

Personajes variopintos

La muestra hace un recorrido gráfico de los clientes y personajes que frecuentaban el famoso cabaret y, muy particularmente, de los artistas que daban brillo a las variedades del Molino Rojo. Así nos enteraremos quiénes fueron y qué hacían elementos como Aristide Bruant, con su sombrero de fieltro de ala ancha, su abrigo de cacería y su emblemática bufanda roja. 

Bruant, cantante, compositor, poeta y editor ocasional, mezclaba canciones con monólogos que denostaban a la burguesía parisina, erigiéndose como paladín de las clases marginales.

Anuncios

Jane Avril fue una popular cantante de chansonettes pícaras y románticas, así como la igualmente famosa  Yvette Guilbert, flaca, angulosa y pálida que más que cantar, narraba su nostálgico repertorio con su liso vestuario ajustado y sus característicos guantes negros hasta el codo.  

Populares y cinco estrellas

Aunque como figura secundaria, destaca  Valentín le desossé (“el deshuesado”), que llevaba una doble vida, de día era un comerciante de vinos y cobrador y por las noches resquebrajaba su flaca y larga figura como bailarín acompañante. Tenía el síndrome de Ehlers-Danlos, que daba a sus extremidades una flexibilidad como de trapo.

Asimismo veremos al cómico y cancionista  Candieux que hacía reír al público de gustos simples como preámbulo a los platos fuertes como la bailarina estadounidense Louie Fuller, famosa internacionalmente por su danza serpentina que tantas otras imitaron. También están la cantante irlandesa May Belfort o la divina Sarah Bernhardt (Henriette Rosine Bernard), eximia actriz de la Comedia Francesa.

Anuncios

La película, ¿aperitivo o postre?

Bien sea como aperitivo o postre,  recomiendo absolutamente la estupenda película británica Moulin Rouge (1952) dirigida por John Huston.  Es una gema (119 minutos) que nos meterá en situación antes o después de visitar la exposición. Protagonizada por José Ferrer (Toulouse-Lautrec), Zsa Zsa Gabor (Jane Avril), Colette Marchand (Marie Charlet), Claude Nollier y Katherine Kath (La Goulue) entre otros, trata sobre la vida y obra del conde de Toulouse-Lautrec, quien no fue discriminado en el ambiente de cabarets y antros de los bajos fondos parisinos como en su aristocrático círculo socio-familiar. Murió joven, con tan sólo 36 años pero feliz dejándonos un legado que ha trascendido su época. #Cine #Arte