En los años 90´s cuando apareció el CD para reproducir #Música, cualquiera hubiera declarado la muerte oficial del disco de vinilo.

Hubo muchas personas –entre quienes me incluyo- que consideraron que los #discos ya eran inservibles y que era necesario deshacerse de ellos, afortunadamente tengo la fortuna de tener un hijo chacharero –persona que guarda todo lo viejo y generalmente sin valor- quien tuvo la osadía de contradecir a su padre y guardar una caja completa con estos discos.

Inclusive guardamos los tornamesas en el ropero por la flojera de tirarlos.

A falta de discos de vinilo y la llegada de los discos compactos, los presupuestos se utilizaron en ellos y se aumentó de esta forma la colección de música ya que era más fácil y cómodo, trasportar varios de estos discos y escucharlos en el vehículo.

Anuncios
Anuncios

Pero, ¡oh sorpresa!, parece que el rey de vinilo está regresando a los mercados y aunque no con la misma fuerza de producción de millones de unidades, sí con el objetivo de recuperar un mercado que se creía perdido.

Sin embargo dentro de todo este caudal de buenas noticias, lo triste es que estos discos están siendo más elitistas que populares, ya que solo verdaderos fans de escuchar el gruñir de la aguja por los surcos del vinilo, tienen acceso económico para ellos.

Si consideramos que un disco lo podemos adquirir desde trescientos pesos y llegar hasta los ochocientos pesos –obviamente nuevo- y una tornamesa de costo accesible ronda por arriba de los doce mil pesos, sin contar con las bocinas y el amplificador, ya que un equipo de audio de excelente calidad puede sobrepasar el millón de pesos, solo un reducido grupo de amantes de la música con suficientes recursos económicos, pueden tener acceso a esta experiencia.

Anuncios

El crecimiento del mercado ha ido de un 18% en el año 2012 a un 60% en la actualidad.

Estos discos cautivan, por lo que pensar en uno de este tipo, no significa que sea música “vieja” o de abuelitos, al contrario muchos de los cantantes actuales están grabando para tener sus álbumes en esta versión y poder así tener presencia en el mercado.

De tal forma que usted puede encontrar en este tipo de discos, música de todos los géneros.

Sería grandioso que las nuevas generaciones tuvieran acceso a esta tecnología del siglo pasado y pudieran disfrutar el rechinido del disco, su tratamiento que debe de ser cuidadoso y principalmente el disfrutar de sus portadas que en muchas ocasiones eran verdaderas obras de arte de ilustradores serios y profesionales, con un alto grado de creatividad que nos transportaban a lugares mágicos que solo podían existir en estos acetatos.

Para muestra de estas bellezas gráficas, solo basta con ver las portadas de los discos de la banda Earth, Wind & Fire (tierra, viento y fuego).

Anuncios

El disco de vinilo se reproducía inicialmente en un disco pesado que requería de 78 RPM para su reproducción, posteriormente llegó el moderno sistema de 33 RPM y al final terminamos con “el chiquito” –y no es albur- de 45 RPM que usualmente contenían tan solo una canción por cada lado.

Hagamos nuestro ahorro, desenpolvemos las viejas tornamesas y disfrutemos el rayón del disco con una buena cerveza. Salud