Solo aquellos que tuvimos la oportunidad de escuchar #Música en #discos de vinilo, entenderán y recordarán que la delicia de escuchar el rayar de la aguja en los surcos del disco, es una sensación difícil de olvidar.

Aunque la calidad sonora de las pistas, no se parecía en nada a la digital que disfrutamos actualmente, el simple hecho de tener que colocar con sumo cuidado y excelente pulso, la aguja en la línea de inicio de la canción que queríamos escuchar, era toda una proeza.

Al empezar a girar el disco era imposible no disfrutar el “scrash” o rayón de la aguja en el disco antes de iniciar la melodía.

El gozo en su máxima expresión, se veía interrumpido cuando el disco ya presentaba defectos de estar “rayado” o deformado por el calor y la aguja se saltaba, repitiendo el mismo segmento defectuoso varias veces.

Anuncios
Anuncios

Era momento de guardar el disco en el baúl de los recuerdos y salir a comprar ya de perdida el de 45 RPM con nuestra canción preferida.

Hoy el disco de vinilo está de vuelta y promete enseñar, el placer de disfrutar de su sonido.