De la realidad no escapamos, como tampoco de los sueños. No podemos por ende evitar el tedio del saber convencional para entretener a las masas, sin reparar en géneros no tan nuevos, como el documental, que se presenta como instrumento para desafiar a Hollywood.

Fueron 12 días extenuantes. Explíquense la 200 proyecciones perfectas de mas de cien largometrajes a tope en su agenda. Sería poco práctico convencerlo de ponerse al día con esta vanguardia que nos obliga a salir del contexto formal en la mercadotecnia pues fíjense que aún no es la época de que todo esto salga en internet.

Nuestra generación se entiende sólo a partir de la tele como instrumento para distraernos...

Anuncios
Anuncios

formarnos...(condicionarnos); niños y adultos hemos abusado de los medios tratando de domar a una bestia de consumo despreocupada de las consecuencias medio ambientales.

Nos planteamos libres de escoger incluso un estilo de vida, pero este es... ¿el americano? o ¿el europeo?... Por ello nos encanta ir buscando el modelo comunitario donde contradictoriamente la mejor filmoteca aún no se explota e irónicamente no atrae a la Roma Condesa a más de 100 o 200 espectadores medio enloquecidos en cada momento.

DOCS MX como ahora se llama DOCS DF inició nueva década sin hacer franquicia. Todo es original; sus tesoros (que significan mil documentales al año), se seleccionan para que quienes se atreven, salgan sin retorno del confort del tradicional sentarse, control remoto en mano, para descifrar la realidad.

Anuncios

¿Cuántas horas de nuestra vida se nos fueron en comerciales y propaganda. Nadie votó por eso y tampoco nunca se hizo tanta propaganda/ficción. Estos mensajes sin embargo, nos han llevado a un país, que en el caso de este festival, no nos regala ni un instante exclusivamente bello, sino que brota una actualidad muy horrible, patética y con brotes de denuncia. 

Muchos meses por anticipado se planea el #docsmx. Montagud y Cordera comenzaron con esta idea y se han consolidado. El proceso los mete en un gran juego que involucra decenas de marcas prestigiosas, personalidades críticas, intelectuales, artistas, vecinos y filántropos que entregan uno de mil documentales.

Se sobre entiende que cada ganador y cada participante forman parte de una red a la cual le conviene poner en la calle algunas de las obras más escalofriantes de la cinematografía y evidentemente el paisaje sonoro. Aquí por supuesto no cabe ni un comercial, ni hay un filtro que señale quién visita las sedes en los parques y por ende la seguridad no ha sido vulnerada en la piel del barrio.

Es evidente que cualquier documental causaría un impacto tan fuerte que de pronto en unos días sería necesario justificar acciones que buscarían resarcir la justicia social o se plantearía consignar a quienes están detrás de la política en el contenido mediático, pues resulta inducir lo opuesto a la ley. Veremos varios ejemplos. 

Asistimos al parque para estar con Michael Moore.

Anuncios

Este es el gran documentalista y es donde el docu puede brincar a la tele y a las salas de exhibición tradicionales. Sin gastarse un millón de dólares, sería taquillero, aunque revela un estilo de vieja escuela abanderado por el protagonismo de Mickey. 

"¿Dónde invadimos ahora?", nos exclama el director. Él se entiende el non plus ultra del viejo espíritu de grandeza Norte Americana. En contra del establishment coge su bandera y declara abierta la invasión a Europa con la idea de llevarnos a una guerra para recuperar sus valores mejor aplicados en otros países. #festival documental #Cultura Ciudad de México