Hay un caos infinito en la gran ciudad. Todos los días la circulación rebasa la acera. Cada metro público, sea para la quesadilla, para el trailer de doble remolque o el transeúnte. Todos sienten que sus asuntos son de prioridad, algunos apropósito se ponen donde menos conviene a estorbar.

Se vuelve un campo de obstáculos la CDMX y perdemos en el trato, en la seguridad... aveces hasta en el ritmo del caminado. No obstante queremos recomendar el que divida su tiempo invirtiendo en hacer recorridos a pie para facilitar el proceso de la salud en su persona.

Desde los setentas se nos advirtió acerca del impacto negativo condicionamiento consumista. Ahora nos toca en lo cotidiano competir contra hombres con la fuerza de mil tigres, dueños de la tecnología y de los recursos financieros; ellos no parecen ver la peligrosidad.

Anuncios
Anuncios

Escurridos entre trans, mujeres y agricultores. Sucede la inmersión hasta el Franz Mayer. Pasamos avanzando miles de contradicciones. Necesitaríamos otro planeta para escaparnos cuando no esté en nuestras manos la solución cada problema multitudinario como el agua... la vivienda... el alimento... etc.

Hemos sido educados para procurar el progreso del sueño americano, pero fallamos y reproducimos un tipo de sociedad que no puede cumplir la ley, ni tampoco actuar sobre de aquello que opuesto a la lógica del sentido común. Reproducimos toda la pompa de la Colonia malamente, y echamos a cuestas la factura de una explotación desastrosa para el equilibrio medio ambiental.

Conviene acercarse a la Alameda, si tiene suerte en un ratito se distrae con el diseño de una metrópolis estética que compone en el mismo cuadrante un triángulo entre la Iglesia de la Santa Veracruz, la de San Juan de Dios y la casona del Museo de la Estampa. Aparte a media cuadra el SAT centro pero en un edificio nuevo y haciendo linde con la parte menos elegante de barrio.

Anuncios

La experiencia nos dirige en primer lugar hacia las exposiciones temporales. No sobren los elogios que amerita las colección tradicional, mas por ahora hacemos la exploración de una museografía inspirada en la "Nao de la China y el Barroco en México".

Mediante un número exclusivo de piezas de catálogo, la senda nos lleva a sentir los destellos de una época de piratas, mapas, tesoros y embarcaciones. Así mismo es muy notoria la presencia de Arte Sacro (decorativo) que se hacían en América y Asia, hasta donde llegaría el comercio durante el Siglo XVI y XVII. 

La nao dejó no sólo ejemplos extraordinarios de geniales artesanos, sino también un modo de entender y apreciar la historia de la Nueva España. Así mismo dejó descendientes cuya carta cultural deriva de la esclavitud y la desigualdad.

Afuera en el patio abierto donde esta la cafetería, la Bienal de Cartel ocupa cada espacio en la pared. Con marcos que reflejan la luz, se montó soberana cantidad de competidores remarcando la creatividad y las inquietudes del arte al límite con su uso como plataforma para anunciar alguna información.

Anuncios

Difícil tarea tiene el jurado quien celebró el trabajo de unos cuantos. Valga decir que todos muestran excelente calidad en la compleja red de expresiones que revelan, cada una con su valor intrínseco como medio de comunicación. 

Antes de salir tenemos a nuestra disposición una librería con un oferta muy particular de libros y recuerdos. Asombrados con cada trabajo, recorremos las otras salas a paso presidencial antes de que se rompa el encantamiento y nos engulla la civilización.  #turismo cultural #artes decorativas #Cultura Ciudad de México