Cada día 1 y 2 de noviembre, en México se festeja el día de muertos, una de las celebraciones más bellas e importantes de nuestra cultura.

Es en estos días, cuando festejamos con flores, alimentos y colores el retorno de nuestros fallecidos.

El #Día de muertos tiene una magia muy especial en nuestro país y sus orígenes provienen desde la época prehispánica en donde morir, era más un honor que una desdicha.

Se dice que mientras tengas presente y recuerdes a tus seres queridos fallecidos, estos nunca morirán y es cierto, los que hemos perdido a familiares y amigos, siempre los recordamos deseando que estén con nosotros en esos momentos de dificultades, tristeza y desesperación.

Anuncios
Anuncios

Y es cierto, en la medida que estemos recordando lo que hacían, decían, sus gustos, bromas, valores, defectos y locuras, ellos nunca morirán y seguirán vivos si no físicamente, si en el alma y en el baúl de los recuerdos bellos e inolvidables.

El preparar un altar con papel picado de diversos colores de fuerte tonalidad, colocar la comida y bebida que disfrutaban en su vida terrenal, rodeado de flores de Cempazuchitl, calaveritas de azúcar o chocolate, veladoras, sus fotografías, un montón de sal, agua, tequila, dulces y muchos otros tipos de adornos, son una muestra “viva” de honrar su memoria y la esperanza de poder sentir y creer que ellos regresaran a nuestros hogares, precisamente en esos días, para disfrutar el ágape que hemos hecho para ellos.

El Mexicano siempre se ha burlado de la muerte, nunca la ha tomado en serio aún cuando se ha presentado en situaciones de gran dolor.

Anuncios

La hemos vestido de diversas formas para demostrarle que no le tenemos miedo, sino más bien respeto.

Todos disfrutamos de la vida y nunca nos detenemos a pensar en cuando nos va a llegar el momento de morir, sin embargo lo único que deseamos es que cuando ese momento llegue, nuestro familiares nos recuerden en su altar de día de muertos.

La forma de celebrar es muy diversa en todo el territorio nacional, cada región tiene sus costumbre y #Tradiciones que generan la magia de tener un abanico de belleza lleno de multicolores, variedades musicales y exquisitez gastronómica, tan variada y rica que hasta el más muerto se levanta de sus tumbas para disfrutar tan increíble festín.

A los muertos se les llora cuando se van y creemos que van a andar caminando en pena por la eternidad, sin embargo el paso de la vida a la muerte aunque físico, es más bien espiritual que permite disfrutar de la “vida” en otra dimensión y bajo el cobijo de la experiencia adquirida y vivida en este mundo profano.

Disfrutemos el día de muertos, no importa si se tiene preferencia por una u otra forma de expresión o celebración, lo realmente valioso e importante es recordar a los seres que se nos adelantaron en el camino del descanso eterno.

Anuncios

"El culto a la vida, si de verdad es profundo y total, es también culto a la muerte.

Ambas son inseparables. Una civilización que niega a la muerte acaba por negar a la vida"

Octavio Paz, “Todos Santos Día de Muertos”, El laberinto de la soledad, 1950